Banner alargado
948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

El repunte de la siniestralidad laboral en los dos últimos años en Navarra coincide con los recortes de las empresas en prevención de riesgos

18/08/2015

El aumento de la siniestralidad laboral registrada en Navarra en 2014, que viene a sumarse a la que se produjo en 2013, consolida un cambio en la tendencia descendente que se venía observando en la última década. Un informe realizado por el Departamento de Salud Laboral de la UGT vincula este repunte de los accidentes a los recortes que las empresas, especialmente las pymes, han ido realizado en materia de seguridad como consecuencia de la crisis.

Durante el pasado año, Navarra registró 6.457 accidentes durante la jornada laboral, lo que significa un incremento del 7,3% respecto de 2013, año este último en el que la siniestralidad laboral también aumentó un 4,1%. En 2014 hubo que lamentar 6.457 accidentes durante la jornada laboral, 442 más que en el año anterior, de los que 12 de ellos fueron mortales, también 2 siniestros mortales más que en 2013.

Así mismo, el índice de incidencia, que había descendido de forma constante entre los años 2004 y 2012, pasando de 60,5 a 28,2 accidentes por mil trabajadores, aumentó en 2013 (28,6) y ha vuelto a hacerlo en 2014 (30,4).

Estos datos indican que se ha consolidado el cambio iniciado en 2013 en la tendencia descendente de la siniestralidad laboral que se venía observando de mantera ininterrumpida durante la última década, un cambio que está vinculado a los recortes llevados a cabo por las empresas, especialmente por las pymes, en el capítulo de prevención de riesgos laborales. “La respuesta de las empresas a la crisis económica se ha materializado por dos vías: costes de personal y condiciones de trabajo. En el primer caso, se ha traducido en ajustes salariales y de plantilla, y en el segundo, entre otras cosas, se ha sacrificado la seguridad como vía de ahorro”, señala la Secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de la UGT de Navarra, María Simón.

Deterioro de la prevención

El deterioro de la prevención de riesgos se constata en el estudio que anualmente realiza el Departamento de Salud Laboral de la UGT de Navarra sobre la gestión que en esta materia realizan las empresas de nuestra Comunidad. La principal conclusión de este análisis es que la crisis económica se ha traducido en la reducción de la inversión de las empresas, de manera muy significativa las pymes, en medidas preventivas.

El estudio relativo a 2014 ha abarcado un total de 200 empresas de toda la geografía navarra, en su inmensa mayoría microempresas o pequeñas empresas de menos de 50 trabajadores, correspondientes a los sectores del Metal (62 empresas), Comercio y Hostelería (41), Agroalimentario (38), Servicios Privados (23), Químico y Afines (21) y Residencias de la Tercera Edad (15).

Uno de los aspectos destacados por el estudio es que la gestión de la prevención por parte de las empresas navarras es insuficiente y deficiente. Se ha podido constatar que el 99% de las empresas incluidas en el estudio han realizado la evaluación de riesgos, tal y como establece la legislación vigente, pero los técnicos del sindicato han detectado importantes deficiencias, entre ellas, que buena parte de las evaluaciones no se han revisado desde hace años, por lo que han quedado obsoletas, y que, además, no contemplan todos los aspectos relacionados con el trabajo.

Un 81% de las empresas cuenta con una planificación preventiva, pero sólo en un 18% de los casos dicha planificación es eficaz, ya que en el resto, “no se concretan las medidas preventivas, ni los responsables de ejecutarlas, ni el presupuesto asignado, ni los plazos de ejecución”.

El estudio también destaca que el 70% de las empresas ejerce una deficiente vigilancia de la salud de sus trabajadores y que solo un 9% de las empresas han identificado los trabajos de especial peligrosidad, dato que pone de manifiesto que la evaluación de riesgos “se está convirtiendo en una mera formalidad”.

Todo ello indica, en opinión de los técnicos responsables del estudio, “la ausencia de cultura preventiva en toda la estructura empresarial y la falta de integración de la actividad preventiva en la gestión general de la empresa”.

Riesgos psicosociales y embarazo

Otra deficiencia detectada por el estudio es la falta de evaluaciones de riesgos específicas, que afecta a riesgos psicosociales y riesgos para la maternidad.

Así, únicamente un 16% de las empresas evalúa los factores de riesgo psicosocial, porcentaje que se reduce al 5% cuando se refiere al número de empresas que ha adoptado medidas de preventivas en dicha materia.

Y en lo relativo al riesgo del trabajo para el embarazo, las cifras son igualmente llamativas: un 74% de las empresas no contempla los riesgos para situaciones de embarazo, cifra que se eleva al 92% en el caso de las empresas que no evalúan los riesgos para la lactancia, contraviniendo la obligación legal de hacerlo.

Finalmente, la formación y la información recibida por los trabajadores sobre prevención de riesgos también es escasa. Solo un 57% de las empresas han impartido formación preventiva, mientras que un 67% informa a sus plantillas de los riesgos inherentes a los puestos de trabajo.

Del estancamiento al retroceso

Del análisis de los datos, el estudio concluye que la implantación de la prevención de riesgos laborales en el seno de las empresas ha pasado de un situación de cierto estancamiento en los primeros años de crisis a otra de franco retroceso, y vincula las crecientes carencias preventivas con el aumento de la siniestralidad laboral registrada en Navarra en los dos últimos años.

“Las dificultades económicas de muchas empresas, especialmente pymes, están acentuando la consideración de la prevención de riesgos como un gasto en vez de lo que realmente es: una inversión doblemente rentable. Porque es rentable para los trabajadores, en términos de salud y de mejora de las condiciones de trabajo, pero también para la cuenta de resultados de las empresas, ya que supone un ahorro a medio y largo plazo”, asegura María Simón.

“Detrás de este retroceso está la crisis económica, que ha llevado a muchas empresas a sacrificar la seguridad para recortar gastos, pero también, la todavía escasa cultura preventiva existente entre nuestro empresariado”, agrega la Secretaria de Acción Sindical de la UGT de Navarra.

El estudio pone en relación las deficiencias en materia preventiva con otras consecuencias de la crisis como el aumento de la temporalidad y la parcialidad, la subcontratación y la falta de experiencia laboral, como principales factores desencadenantes de los accidentes de trabajo.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud