948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

La reforma laboral sigue aumentando el paro, destruyendo empleo y deteriorando las condiciones de trabajo

09/08/2013

Más paro, menos empleo y peores condiciones de trabajo. Este es el balance de año y medio de vigencia de la reforma laboral impuesta por el Gobierno del PP con los datos en la mano. Un balance demoledor, que desmiente la lectura optimista e interesada realizada por la Ministra Báñez y que incumple todos y cada uno de los objetivos con los que se pretendió justificar el mayor atentado al Derecho del Trabajo y a los derechos de los trabajadores del actual periodo democrático.


Desde la entrada en vigor de la reforma laboral, en Navarra se han destruido 12.600 puestos de trabajo; el paro ha crecido en 4.400 personas, alcanzando la cifra de 55.400 parados; la tasa de desempleo se ha incrementado en 4,5 puntos hasta situarse en el 18,32%; el número de trabajadores afectados por regulaciones temporales de empleo o despidos colectivos se ha duplicado con la reforma laboral y no para de aumentar, y la contratación temporal ha crecido casi cinco puntos y representa el 94,2% del total de contratos realizados. Con estas cifras, que todavía son más escandalosas en el conjunto de España, el discurso triunfalista del Gobierno, basado en el dato puramente coyuntural del mes de julio, es completamente ajeno a la realidad y resulta indignante para los trabajadores desempleados.

Constante destrucción de empleo

Aunque en el mes de julio el Servicio Estatal de Empleo Público registrase un descenso en el número de desempleados, tanto en Navarra como en España, y la última medición de la Encuesta de Población Activa (EPA) constatase también un descenso del paro en el segundo trimestre de este año, tanto en términos absolutos como relativos, el proceso de destrucción de empleo continúa de forma constante.

Y es que, junto al descenso del paro (2.600 desempleados menos en el segundo trimestre de este año respecto a los contabilizados en el primer trimestre), la población ocupada ha descendido en 100 personas, como consecuencia de la disminución de la población activa en 2.700 personas.

Por tanto, ha bajado el paro porque ha disminuido la población activa, todo indica que por el retorno de trabajadores extranjeros a sus países de origen y por la salida de trabajadores nacionales a otros países en busca de oportunidades laborales, no porque se haya vuelto a crear empleo.

Así, desde la entrada en vigor de la reforma laboral, la población activa ha disminuido en Navarra en 8.200 personas, lo que representa en términos absolutos 12.600 ocupados menos y 4.400 desempleados más, es decir, un aumento del paro en un 8,6% y una disminución de la población ocupada del 4,8%.

Paro juvenil y de larga duración

Del análisis cualitativo de las cifras de paro, pueden extraerse además algunos datos relevantes. De entrada, el paro castiga con especial intensidad a la población más joven.

Desde la implantación de la reforma laboral, el paro entre el colectivo de trabajadores menores de 25 años ha crecido en 8,5 puntos, alcanzando el 50,9%, 32,6 puntos por encima de la media de Navarra.

Por tanto, la reforma no sólo no está facilitando el acceso al empleo a los jóvenes, sino que se ha convertido en un obstáculo añadido, intensificando la dualidad existente en el mercado laboral, y contradiciendo otro de los objetivos que se proponía el Gobierno con el nuevo marco normativo.

Igualmente, durante este periodo se ha incrementado el paro de larga duración, que en el caso de los trabajadores que llevan entre uno y dos años alcanza ya el 14,5% del total de parados, lo que supone un incremento del 3,8 puntos desde que se impuso la reforma laboral, y el 13% en el caso de los parados con más de dos años en situación de desempleo, situación que ha crecido 3,7 puntos en el mismo periodo.

Aumenta la precariedad laboral

La reforma laboral ha deteriorado sensiblemente las condiciones de los trabajadores que conservan o han logrado acceder a un empleo, lo que se ha traducido en un aumento de la precariedad.

Aunque desde la entrada en vigor del nuevo marco legal, la contratación se ha incrementado en Navarra en un 4,1% (12.507 contratos más), la contratación indefinida ha retrocedido levemente (-0,2%), mientras que la contratación temporal ha crecido un 4,7%, llegando a representar los contratos temporales el 94,2% del total de los 317.700 contratos realizados durante dicho periodo.

Estos datos demuestran el segundo gran fracaso de la reforma laboral, después del aumento del paro, en lo referente a los grandes objetivos con los que la justificó el Gobierno: aumentar la estabilidad del empleo.

Otra prueba palpable de este fracaso es la evolución del contrato estrella introducido por la reforma laboral: el denominado contrato de emprendedores. Entre los meses de febrero y junio, este nuevo contrato de carácter indefinido, pero sin derecho a indemnización alguna si se despide al trabajador antes de cumplir los doce meses, ha tenido una utilización poco más que testimonial con respecto al total de los contratos indefinidos y apunta una tendencia descendente.

Así, entre febrero y junio de 2012, se realizaron 529 contratos de emprendedores, cifra que representa el 15,1% de los contratos indefinidos, mientras que en el mismo periodo de este año el número de contratos de emprendedores ha descendido a 344, el 9,9% de los contratos indefinidos realizados, los que supone una reducción de 5,2 puntos.

Por otro lado, sólo el 53,1% (281) de este tipo de contratos realizados en el periodo de 2012 y el 48% (165) de 2013 se han acogido a las medidas de fomento establecidas en la reforma laboral. Cabe recordar que sólo los contratos que utilizan las bonificaciones y los incentivos fiscales se comprometen a mantener el puesto de trabajo durante tres años.

Se disparan las regulaciones de empleo

Otra consecuencia inmediata de la reforma laboral ha sido la escalada de expedientes de regulación de empleo, cuyos trabajadores afectados se han más que duplicado con la imposición de la nueva legislación laboral.

Comparando el periodo que media entre los meses de febrero y mayo del año 2011, el anterior a la reforma, y de los años 2012 y 2013, ya afectados por el cambio legislativo, podemos comprobar que el número de trabajadores afectados por ERE en Navarra se ha disparado, pasando de 2.478 en 2011 a 5.297 y 5.766 en 2012 y 2013, respectivamente. Es decir, los trabajadores afectados por despidos colectivos, suspensiones temporales de contratos y reducciones de jornada se han más que duplicado, registrando un incremento del 132,7% en el periodo referido de este año con respecto al mismo periodo de 2011.

Devaluación salarial generalizada

Finalmente, la reforma laboral ha tenido una incidencia directa en el deterioro generalizado de las condiciones laborales de los trabajadores con empleo, al desequilibrar y condicionar el desarrollo de la Negociación Colectiva, provocando especialmente una importante devaluación salarial.

Con datos de la Encuesta Anual de Coste Laboral, se constata que en 2012, primer año de implantación de la reforma, el coste laboral neto cayó en Navarra un 1,5%, pasando de 32.391,83 euros en 2011 a 31.908,37 euros en 2012.

Paralelamente, el coste salarial medio se contrajo en el mismo periodo un 2,7%, pasando en nuestra Comunidad de 24.018,28 en euros en 2011 a 23.372,73 euros el año pasado.

Jesús Santos: “Un arma de destrucción masiva de empleo”

Los datos recogidos en este informe llevan al Secretario de Acción Sindical de la UGT de Navarra, Jesús Santos, a afirmar que “la reforma laboral representa un absoluto fracaso en lo referente a los objetivos con los que la justificó el Gobierno y se ha convertido en un arma de destrucción masiva de empleo, de devaluación salarial y de deterioro generalizado de las condiciones de trabajo”.

En su opinión, “los datos demuestran de manera inequívoca que la reforma laboral ni ha protegido el empleo existente, ni está impulsando la creación de puestos de trabajo, ni da estabilidad a los contratos, ni ha contribuido a la reducción de los despidos, sino que, por el contrario, ha sido una herramienta al servicio del deterioro de la situación laboral y económica de nuestro país y de Navarra”.

En este sentido, el Secretario de Acción Sindical de la UGT de Navarra considera que el balance realizado por el Gobierno del PP “es un impresentable ejercicio de manipulación política de una realidad laboral dramática para decenas de miles de trabajadores navarros y para millones de trabajadores españoles”.

“Tras año y medio de vigencia, podemos afirmar con rotundidad que la reforma laboral del Gobierno del PP, redactada al dictado de la patronal CEOE, es injusta con los trabajadores, ineficaz para la economía e inútil y contraproducente para el empleo”, concluye Jesús Santos.

Accede al informe completo

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud