948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

Los recortes de derechos y la precarización del empleo están obstaculizando la lucha contra la violencia de género en el ámbito laboral

24/11/2016

Los recortes aplicados por las Administraciones Públicas y la precarización de las condiciones de trabajo por las reformas laborales están obstaculizando la lucha contra la violencia de género en el ámbito laboral, provocando el descenso de las mujeres que pueden hacer uso de los derechos laborales que contempla la Ley, en un momento en el que, lejos de apreciarse un descenso de las víctimas, los asesinatos de mujeres están creciendo ininterrumpidamente desde 2012. Afortunadamente, Navarra representa una excepción.

De acuerdo con un informe elaborado por la UGT con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia de Género, que se conmemora mañana viernes 25 de noviembre, en 2015 fueron asesinadas en el conjunto de España 60 mujeres, 6 más que en los dos años anteriores y 8 más que en 2012.

En los últimos diez años (2006-2015), el número total de mujeres asesinadas por violencia de género asciende a 624, 5 de ellas en Navarra, que, sin embargo, desde el año 2012 no ha registrado ninguna víctima mortal. A 2 de noviembre de 2016, las mujeres asesinadas en España por esta causa ascendían 42, ninguna de ellas en la Comunidad Foral.

En el caso de Navarra, el peor año fue 2008, con 3 asesinatos, seguido de los años 2007 y 2011, en los que hubo que lamentar sendas muertes por violencia de género.

DENUNCIAS Y MEDIDAS DE PROTECCIÓN

Por lo que se refiere al número de denuncias presentadas, entre enero de 2007 y junio de 2016 se presentaron en el conjunto del Estado un total de 1.251.605 denuncias, de las que 12.796 corresponden a Navarra.

En cuanto a las órdenes de protección y medidas, en el periodo indicado se dictaron 349.554 órdenes, 3.050 de ellas en la Comunidad Foral.

De estas cifras, cabe destacar que, en Navarra, las órdenes de protección no cubren ni a una de cada cuatro denuncias presentadas (23,8%), un porcentaje cuatro puntos inferior al del conjunto de España (27,9%).

RECORTES PRESUPUESTARIOS

Estas cifras, que sólo son la punta más dramática del iceberg, ponen de manifiesto que los continuos recortes en las políticas de igualdad y en la lucha contra la violencia de género llevados a cabo durante estos últimos años, como consecuencia de la crisis económica y las reformas laborales, están provocando un empeoramiento de la situación de las mujeres en el empleo, un aumento de su precariedad laboral y económica, y un retroceso notable en la igualdad y en el avance contra la violencia de género.

Durante la legislatura 2012-2016, el recorte en materia de igualdad de género en los Presupuestos Generales del Estado ha sido del 20,9%, alcanzando el 47,6% respecto del presupuesto de 2009. Y concretamente, la partida presupuestaria destinada a la lucha contra la violencia de género, entre los años 2009 (último año tomado como referencia antes de comenzar los brutales recortes) y 2014 observó una reducción del 23%, pasando de 28,3 a 21,2 millones de euros.

En este sentido, resulta alentador el impulso que el Gobierno foral va a dar a la lucha contra la violencia machista mediante la aprobación de un Plan de Acción dotado con 22,5 millones de euros hasta el año 2021.

MEDIDAS LABORALES

La violencia de género tiene una importante implicación también en el ámbito laboral. Por una parte, porque la especial situación de las mujeres trabajadores víctimas de violencia de género hace necesario una especial tratamiento normativo en cuanto a derechos laborales, y por otro, porque las mujeres también sufren violencia en el trabajo, cuyas manifestaciones más frecuentes son el acoso sexual y el acoso por razón género.

Entre las medidas garantizadas por la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Protección Integral contra la Violencia de Género, y por el Real Decreto 1917/2008, de 21 de noviembre, relativo a la inserción socio-laboral para mujeres víctimas de violencia de género, se encuentran las relativas al incentivo a las empresas que contraten a las mismas, así como el derecho a suspender o extinguir la relación laboral con derecho a percepción de prestaciones por desempleo.

En cuanto al ejercicio del derecho de suspensión o extinción de la relación laboral, conservando el derecho a prestación por desempleo, cabe destacar que está descendiendo. A la tendencia creciente que experimentó la suspensión o extinción del contrato laboral conservando el derecho a prestación por desempleo entre los años 2006 y 2011, le siguió a partir de esa fecha un descenso, que en tan solo un año, entre 2013 y 2014, fue de un 8,2% menos de mujeres que habían percibido la prestación contributiva.

En lo referente a contratos bonificados para mujeres víctimas de violencia, entre 2003 y 2014, el número de este tipo de contratos en toda España fue de 5.038, de los que en Navarra se realizaron 38. Del total de contratos, el 27,3% tuvieron carácter indefinido y el 72,7% fueron temporales. La temporalidad es, por tanto, otra característica de este tipo de contrato, que ha ido creciendo hasta situarse en el 84,3% de los contratos bonificados en el año 2014.

PROPUESTAS DE LA UGT

Frente a la violencia de género, el trabajo de la UGT se ha centrado durante todos estos años en la acción sindical y la negociación colectiva, introduciendo en los convenios colectivos cláusulas que mejoran o complementan los derechos laborales establecidos por ley, impulsando planes de igualdad en las empresas y firmando acuerdos específicos en el ámbito de las empresas en materia de violencia de género, así como desarrollando campañas de sensibilización dirigidas al conjunto de los trabajadores.

No obstante, el sindicato considera necesario impulsar una serie de medidas para combatir con más eficacia la violencia de género, entre las que cabe destacar las siguientes:

• Un pacto de Estado contra la violencia de género, con la participación de todas las Administraciones Públicas, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, partidos políticos, organizaciones sindicales y empresariales, movimiento asociativo y demás entidades especializadas.

• Políticas activas de empleo eficaces, que permitan a las mujeres víctimas de violencia de género acceder al mercado laboral y a empleos de calidad.

• Implantar en las empresas una cultura de tolerancia cero contra la violencia de género, así como medidas de prevención efectivas y eficaces.

• Abordar la mejora de los derechos laborales legalmente establecidos y entre ellos:

- Un permiso o licencia retribuida por un periodo no inferior a dos meses.

- Impedir cualquier perjuicio laboral o económico a las trabajadores víctimas de violencia de género ocasionado por ausencias o bajas médicas derivadas de su situación.

- Campañas de sensibilización y formación en el ámbito laboral.

- Reconocer a las víctimas de acoso sexual y acoso por razón de género derechos similares a los reconocidos a las víctimas de violencia de género.

- Implementar en las empresas medidas de prevención y/o protocolos contra el acoso sexual y el acoso por razón de género.

- Obligación de informar a la representación legal de los trabajadores sobre las bonificaciones que reciben las empresas por contratar a trabajadoras víctimas de violencia de género.

Datos sobre la violencia de género en Navarra

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud