948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

Los programas integrales de empleo, una herramienta para combatir el paro de larga duración

01/12/2015

La crisis económica ha golpeado con especial contundencia a los colectivos sociales más desfavorecidos, que han sufrido la destrucción masiva de puestos de trabajo y una generalizada pérdida de empleabilidad. El empeoramiento de la situación del mercado de trabajo ha reducido significativamente las ofertas de trabajo y con ello las salidas del desempleo, por lo que cada vez en un mayor porcentaje de los parados sin prestaciones permanecen como desempleados (parados de larga duración y muy larga duración).

Para hacer frente a este problema, que representa el perfil más dramático del paro, la UGT ha venido desarrollando los Programas Integrales de Empleo, que son un modelo de Programas Mixtos de empleo y formación, concebidos como programas flexibles, con una gran capacidad de adaptación a la realidad de las personas con especiales dificultades de inserción. Estos Programas contienen una combinación de herramientas para el impulso de la cohesión social y la igualdad de oportunidades en el acceso al empleo, que tienen en cuenta la situación personal y de especial dificultad de las personas participantes y cuyo objetivo final es el retorno de los participantes al mercado de trabajo.

Los Programas Integrales de Empleo se caracterizan por potenciar la motivación y el fortalecimiento personal de las personas, partiendo de una atención personalizada e individualizada, teniendo en cuenta su perfil y trayectoria.

Colectivos prioritarios

Teniendo en cuenta la Estrategia Española de Empleo y toda la normativa de desarrollo de Políticas Activas de Empleo, el objetivo de estos programas es atender de forma prioritaria a aquellos colectivos y personas que se encuentran en situación de desempleo y que por su perfil formativo, profesional, así como por sus circunstancias personales, tienen mayores dificultades para acceder o reincorporarse al mercado laboral.

Los colectivos con especiales dificultades de inserción que han participado en estos programas son los siguientes:

PORCENTAJE DE PARTICIPANTES POR COLECTIVO


COLECTIVOS CON ESPECIALES DIFICULTADES POR SU SITUACIÓN PERSONAL

% de personas 

Jóvenes menores de 30 años, especialmente con baja cualificación

25%

Personas mayores de 45 años

36%

Mujer, especialmente aquellas que quieren volver a trabajar tras un periodo de inactividad, mujeres con grandes dificultades para conciliar la vida laboral y familiar, o mujeres cuyo objetivo profesional se sitúa en sectores donde la presencia masculina es mayoritaria.

32%

Personas inmigrantes

15%

Personas con discapacidad

2%

COLECTIVOS CON ESPECIALES DIFICULTADES POR SU SITUACIÓN SOCIOLABORAL

% de personas 

Demandantes de empleo perceptores de renta básica y RIS

16%

Personas desempleadas con cargas familiares

23%

Personas con baja cualificación profesional

71%

Parados/as de larga duración, entendiendo como tales aquellos que lleven inscritos/as como desempleados en las Agencias del SNE durante 18 meses ininterrumpidamente y que no hayan trabajado por un periodo de al menos 12 meses en 18 meses.

28%

Tenemos que destacar que las personas participantes se clasifican en varios colectivos considerados como prioritarios. Es fácil encontrar dentro de los/las participantes del programa, por ejemplo, una persona mayor de 45 años, con baja cualificación y con una paro de larga duración, además de con cargas familiares y subsistiendo con una RIS (renta de inclusión social).

Por otro lado, en el presente ejercicio, la UGT continúa trabajando con población gitana, con un compromiso de al menos un 5% de participantes de esta etnia.

Enfoque integral y atención personalizada

Dentro de estos programas se actúa con un enfoque integral y personalizado de la orientación, la formación y la intermediación laboral en el mercado de trabajo, que contempla actuaciones complementarias que sitúan a la persona en el centro de todas las acciones. El modo de funcionamiento es el siguiente:

      o Diagnóstico individualizado y elaboración del perfil. A partir de un diagnóstico inicial, se identifican las habilidades y las competencias de los participantes, su formación y experiencia, sus intereses, su motivación, su situación familiar y las posibles oportunidades profesionales.

      o Itinerarios personales de inserción. Se diseña un itinerario personal de inserción para cada una de las personas participantes en los Programas Integrales. En dichos itinerarios:
                  o se identifican alternativas profesionales.
                  o se propone, diseña y se ejecuta un itinerario formativo cuyo objetivo es la mejora de competencias y cualificación     profesional del usuario. Es imprescindible llevar a la práctica el diseño de itinerario formativo puesto que la formación es uno de los cimientos básicos en los que se asienta la mejora de la empleabilidad de las personas.
                  o se realiza un acompañamiento personalizado en el desarrollo del itinerario por parte de un orientador especializado que se encarga de apoyar a las personas, revisar las actuaciones del itinerario y detectar nuevas acciones necesarias.

        o Acciones Complementarias para el desarrollo de Competencias transversales. Derivadas del diseño y elaboración de los itinerarios de empleabilidad, se identificarán acciones complementarias cuyo objetivo es el desarrollo de competencias transversales: personales, genéricas y digitales. Dichas actuaciones de orientación se realizarán a través de actuaciones de coaching individual y grupal dirigidas a resolver carencias muy frecuentes en las personas desempleadas:
                            o Desarrollo de competencias personales: autoestima y motivación. Un porcentaje importante de las personas que participan en los Programas Integrales son Parados de Larga Duración, que acumulan una historia de fracasos en la búsqueda de empleo, que les provoca una visión negativa y pesimista de sus posibilidades de encontrar trabajo. En los Programas Integrales de Empleo trabajamos para reforzar la autoestima y para vencer la desmotivación y desesperanza consecuencia de las dificultades que supone la reincorporación al mercado de trabajo.
                            o Desarrollo de competencias genéricas. Estas competencias, cada vez más demandadas por las empresas, se han convertido en un elemento importante para el incremento de la empleabilidad. Con los participantes en los Programas Integrales se trabaja en habilidades sociales, comunicación, trabajo en equipo, autoconfianza y seguridad en sí mismo, etc.
                            o Desarrollo de competencias digitales. Una de las barreras más habituales a las que se tienen que enfrentar las personas desempleadas pertenecientes a colectivos desfavorecidos es la falta de competencias digitales. La búsqueda de empleo a través de Internet, el envío de currículum vitae a través del correo electrónico, la introducción de datos en las webs de empleo y la presencia en redes sociales profesionales, que ha sustituido a la selección de personal tradicional. En los Programas Integrales se trabaja para que las personas participantes cuenten con las competencias digitales necesarias para poder encontrar trabajo a través de Internet.

El orientador-coach trabajará en estas actuaciones para:

• Definir con el participante sus necesidades y objetivos.
• Ayudar al participante a centrarse en lo que más importa.
• Hacer que el participante se responsabilice de sus elecciones.
• Motivar durante el aprendizaje hacia la superación personal.
• Trabajar para influir positivamente en su comportamiento.
• Insistir en el desarrollo de la capacidad de acción de cada persona.
• Animar a las personas a aprender y seguir aprendiendo para después actuar.
• Colaborar en el descubrimiento de las cualidades del participante.
• Trabajar para reforzar todas las creencias de base del participante.
• Acompañar al participante en la elaboración de su estrategia para la adquisición de la competencia.
• Enseñar el camino del progreso poniendo énfasis en el éxito.

La figura del orientador especializado es fundamental para garantizar el éxito de los Programas Integrales de Empleo. El trabajo de los/las orientadores/as durante el desarrollo de los Programas Integrales de Empleo exige un nivel de implicación personal muy elevado y unas competencias en orientación que requieren que se cuide y mime especialmente la formación del equipo técnico.

Formación

Derivadas del Diagnóstico y del Itinerario Personalizado de Inserción se realizan acciones formativas dirigidas mayoritariamente a conseguir Certificados de Profesionalidad, recualificar a las personas en una profesión demandada por el mercado de trabajo o formarles en competencias clave que les permitan posteriormente acceder a formación certificable. La formación es una actuación imprescindible que incide directamente en la mejora de la empleabilidad e incrementa sus posibilidades de incorporación al mercado de trabajo.

Los Programas Integrales desarrolladas durante este año 2015 contienen 13 acciones formativas enmarcadas en Programas Integrales de Empleo pertenecientes a las siguientes familias profesionales:

o Fabricación Mecánica.
o Servicios socioculturales y a la comunidad.
o Hostelería y Turismo.
o Comercio y marketing.

Un total de 1.560 horas formativas, de cuales 870 pertenecen a formación asociada a Certificados de Profesionalidad, con prácticas no laborales prácticamente en la totalidad de acciones formativas.

Prospección de mercado de trabajo y captación de ofertas de trabajo.

El fin último de los Programas Integrales de Empleo es conseguir la inserción laboral de los participantes. Para ello, la última actuación consiste en realizar una labor de difusión de los currículum vitae entre empresas navarras de los sectores de referencia. Se difunden los perfiles y se captan ofertas de empleo que permitan completar el ciclo de orientación-formación-inserción. Esto nos ha permitido obtener unos datos elevados inserción laboral.

Inserción laboral

Los años de experiencia llevando a cabo Programas Integrales de Empleo arrojan unos datos de inserción que avalan el trabajo realizado. Por otra parte, no se puede obviar que la gran mayoría de las contrataciones son de carácter temporal y aunque el porcentaje de inserción se ha ido incrementando progresivamente a lo largo de los años, la estabilidad en las contrataciones no ha seguido la misma trayectoria.

Inserción en Programas Integrales de Empleo 2012-2015

AÑO

PARTICIPANTES

DATOS DE INSERCIÓN

2012

134

20%

2013

122

30%

2014

122

44%

2015

108

51.66%*

                 · Datos a Julio de 2015 con estimaciones en base a participantes que han finalizado el Programa Integral a esa fecha.

Las claves del éxito

Durante los años de trabajo en Programas Integrales se han detectado una serie de actuaciones que han permitido enriquecer y fortalecer este modelo a lo largo del tiempo y que valoramos que son parte importante de la clave del éxito:

        o Itinerarios personalizados e individualizados. Cada persona es diferente y tiene unas circunstancias distintas, no valen las mismas fórmulas para todo el mundo. La clave es trabajar con y desde la diferencia, adaptando el programa a la persona y no a la inversa.
        o Afianzar la autoestima y la motivación. Una de las consecuencias más habituales de la crisis, que se ve dramáticamente reflejada en los parados de larga y muy larga duración, es la pérdida de seguridad en sí mismo y autoestima de cara a la búsqueda de empleo. Trabajar en el fortalecimiento de dichas facetas ha sido imprescindible para el éxito de estos programas.
        o Desarrollo de competencias genéricas. Son competencias cada vez más demandadas por las empresas, como las habilidades sociales, el trabajo en equipo, la autoconfianza, etc. Se trabajan con acciones de coaching individual y/o grupal que permiten reforzar el perfil de las personas.
        o Desarrollo de competencias digitales. Una de las líneas de actuación que la UGT ha trabajado con mayor esfuerzo y perseverancia ha sido la lucha contra la brecha digital. La búsqueda de empleo a través de nuevas tecnologías ha dejado en el camino a personas que no se sienten capaces de acercarse a estas nuevas formas de buscar trabajo. A lo largo de estos años, hemos trabajado intensamente para que nuestros usuarios pierdan el miedo a las nuevas tecnologías, a través de formación en alfabetización informática, correo electrónico, redes sociales profesionales, bolsas de trabajo por Internet…, con un apoyo personalizado y adaptado al ritmo de cada persona. Hemos conseguido que la brecha digital sea un poco más pequeña para muchos de ellos.
        o Recualificación: Se da una importancia fundamental a la formación de calidad, orientada y dirigida a proporcionar los conocimientos y prácticas necesarias para la adquisición de las competencias requeridas por las ocupaciones más demandadas por el mercado de trabajo en Navarra, de acuerdo al perfil profesional de cada persona.

Coste del programa

Con los datos cerrados de los ejercicios 2012, 2013, 2014 y la previsión de 2015, el coste dedicado a cada uno de los participantes del Programa para la realización de la orientación (Diagnóstico individualizado y elaboración del perfil. Itinerario personal de inserción. Acciones Complementarias para el desarrollo de competencias transversales) asciende a una media de 2.094 euros.

Testimonios de un trabajo bien hecho

El pasado lunes 30 de noviembre, Diario de Navarra publicó en sus páginas de empleo un amplio reportaje sobre el problema del paro de larga duración y recogió el testimonio de tres personas que han participado en los programas integrales de empleo de la UGT. Ésta es su historia.

Alfonso Infante Sierra. Soldador en Añuri.

Silvia Rodríguez Artal. Taller sociosanitario.

María Eugenia Mamani. Limpiadora en el Hospital de Navarra.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud