948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

Un programa europeo para impulsar el empleo y la protección social

19/06/2013 | Jesús Santos, Secretario de Acción Sindical de la UGT de Navarra

La extensión del paro y de la pobreza, en algunos casos auténtica miseria, es la consecuencia social más dramática y más visible de la actual crisis económica. Pero de la crisis y, sobre todo, de la nefasta gestión que están realizando los Gobiernos españoles y europeos, se están derivando también consecuencias políticas, la peor de todas, la creciente desafección de los ciudadanos ante unas instituciones cada vez más ajenas a la realidad.

La Unión Europea está demostrando cada día su incapacidad para impulsar políticas de carácter supranacional que contribuyan a hacer frente a la crisis, a detener la escalada del desempleo y a favorecer la recuperación económica. No sólo eso, sino que durante los tres últimos años se ha dedicado a imponer políticas de ajuste fiscal que implican sangrantes recortes sociales, cuyos resultados no pueden ser más desastrosos para el conjunto de los países de la Unión, pero sobre todo para los que formamos parte de la Europa del sur.

Varios países de la Unión están en quiebra; el paro no deja de crecer, especialmente entre los jóvenes; el modelo social europeo, objeto de admiración en el resto del mundo, cada día se debilita más; los derechos sociales se están situando bajo mínimos; la democracia comunitaria continúa siendo un bello anhelo; la unión política no existe y la llamada gobernanza económica seguirá siendo una aspiración en tanto no existan armonización fiscal y herramientas comunes de política económica y social. Y, como remate, el conjunto de Europa se encuentra en recesión.

En el caso de España, los efectos de estas medidas de carácter neoliberal, aplicadas con el entusiasmo del converso por el Gobierno de Rajoy, son auténticamente dramáticos, pues junto al agravamiento de la crisis económica y de la destrucción del empleo, hay una crisis del Estado Social y Democrático de Derecho, una crisis del modelo social de convivencia, una crisis del Estado de Bienestar y de la protección social, y una crisis institucional, todo ello provocado por la acción del poder público.

Y en Navarra, basta recordar que la tasa de paro prácticamente se ha multiplicado por cinco desde que empezó la crisis, para situarse en el 19,02% o, lo que es lo mismo, 58.000 personas se encuentran en desempleo en este momento, y que sólo en el último año, y gracias a una de las medidas estrella de la política impulsada por el Gobierno del PP con el apoyo parlamentario de UPN, la reforma laboral, se han destruido en nuestra Comunidad más de 10.000 puestos de trabajo.

Este es el panorama que ha llevado a la Confederación Europea de Sindicatos, de la que formamos parte las dos grandes confederaciones sindicales de este país, a convocar una semana de movilización en este mes de junio, para reclamar una Europa más social y democrática, así como un gran consenso para impulsar el empleo y reforzar la protección social, que en nuestro caso se plasmó en una concentración el viernes 14 de junio en Pamplona.

Pero el movimiento sindical europeo, español y navarro no se queda en la mera denuncia de la crisis. Creemos que existen alternativas que, en síntesis, deben bascular sobre un nuevo programa de recuperación europeo, que restaure el crecimiento económico y combata con eficacia el desempleo. Y complementariamente, este programa exige poner fin a los recortes en el gasto público, la protección social y los salarios; apostar por un cambio de modelo productivo; poner fin a una competitividad basada en bajos salarios y precariedad laboral; promover el diálogo social y la Negociación Colectiva; impulsar una fiscalidad gradual y redistributiva; reforzar las redes de protección social y preservar nuestro sistema público de pensiones con el más amplio consenso.

En definitiva, cambiar diametralmente de ruta, a partir de la constatación, incontestable con cualquier cifra oficial en la mano, de que la actual, no sólo no nos lleva a la meta deseada o, al menos, pregonada, sino que nos aleja cada día más de ella.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud