948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

Las políticas laborales del Gobierno provocan un descenso de los permisos por maternidad y paternidad

13/05/2014

En el año 2013 los permisos por maternidad se redujeron en un 11,44% respecto al año 2011, los de paternidad en un 12,04% y las excedencias por cuidado familiar, en un 14,21%. La tasa de fecundidad en 2011 era de 1,34 hijos/as por mujer y en 2012 se redujo a 1,32 hijos/as por mujer, y todo hace prever que cuando se publiquen los datos definitivos de 2013 habrá una nueva reducción.

La pérdida del empleo, provocada por la crisis e impulsada por la reforma laboral impuesta por el Gobierno, ha traído aparejado la pérdida de derechos en esta materia para aquellas personas que se han quedado sin trabajo, pero también hay un componente importante de renuncia o retardo de la maternidad en las mujeres. Y esto se produce por el miedo, soterrado, pero evidente, ante la presión por parte de algunas empresas. Las trabajadoras temen que se produzca una merma de sus derechos económicos, que haya impedimentos a la hora de promocionar, etc.

Por eso, aunque España se encuentra entre los países que menciona la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como garante de los derechos relativos a la protección de la maternidad y la paternidad, las políticas laborales puestas en marcha por el Gobierno de nuestro país están haciendo que la garantía de estos derechos esté sufriendo un retroceso sin precedentes.

Asignaturas pendientes

En este sentido, la UGT exige al Gobierno que se repongan los derechos laborales y de Negociación Colectiva eliminados por la reforma laboral y que ratifique el Convenio 183 de la OIT sobre la protección de la maternidad (ha ratificado anteriores sobre el mismo tema e incluso el Convenio 156 sobre trabajadores con responsabilidades familiares). En este sentido, destaca que nuestro país sigue teniendo una asignatura pendiente: los permisos parentales retribuidos, razón por la cual probablemente el Gobierno no haya querido ratificar este Convenio.

En nuestro país, los permisos parentales o permisos para el cuidado de los hijos e hijas se traducen únicamente en la posibilidad de reducir la jornada laboral con reducción proporcional del salario, o a través de las excedencias por cuidado familiar, que no son permisos retribuidos.

Esto significa que los derechos laborales concedidos para el cuidado de la familia conllevan la merma económica de la familia, por la pérdida de parte o de la totalidad del salario de uno de los progenitores, normalmente de la madre, únicamente mitigada en pocas ocasiones, por la protección de algunos convenios colectivos.

Así, en España más del 90% de las personas que hacen uso de estos permisos parentales son mujeres, con lo que ello conlleva en la merma de sus cotizaciones y en las repercusiones negativas presentes y futuras de su protección social y de sus posibilidades de promoción y formación en las empresas.
Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud