Banner alargado
948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

La Inspección de Trabajo requiere al Gobierno que tome medidas para proteger las situaciones de embarazo, parto y lactancia en Policía Foral

15/11/2017

La Inspección de Trabajo ha enviado un requerimiento al Gobierno de Navarra para que cumpla en Policía Foral los procesos y procedimiento relativos a la protección del embarazo, parto reciente, maternidad y lactancia, en respuesta a la denuncia interpuesta el pasado mes de mayo por la Sección Sindical de la UGT en dicho cuerpo policial.

La UGT decidió interponer denuncia a la Inspección de Trabajo ante la falta de actuación del Departamento de Interior, pese a las continuas comunicaciones por parte del sindicato sobre la situación en la que se encuentran las trabajadoras en periodo de gestación en Policía Foral.

En aquella denuncia, el sindicato señalaba que las trabajadoras de Policía Foral “se encuentran totalmente desprotegidas, al no existir unos protocolos específicos y desarrollados, como establece la norma y como marcan diversos organismos como el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra o la Inspección de Trabajo”.

La UGT añadía que “existen fichas genéricas de riesgos laborales en el puesto de trabajo de fecha 2007, que carecen de la evaluación específica de riesgos por embarazo, y que tampoco existe una relación de puestos de trabajo exentos de riesgo” y criticaba que “el protocolo de actuación existente es muy escueto y no ha sido consensuado con la parte social, y, en concreto, con el comité de prevención de riesgos laborales de Policía Foral”.

La Consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia del Gobierno de Navarra, Mª José Beaumont, salió al paso de esta denuncia, mostrándose sorprendida y asegurando que “el Gobierno cumple, en todos los casos, el procedimiento de protección de las policías forales embarazadas”.

SIETE REQUERIMIENTOS

Sin embargo, la Inspección de Trabajo, que a raíz de la denuncia de la UGT, visitó el pasado 30 de mayo la Comisaría Central de Policía foral y reclamó documentación en materia de prevención de riesgos laborales, una vez examinada dicha documentación y concluidas las actuaciones inspectoras, ha hecho siete requerimiento al Departamento y a la Policía Foral para solventar la situación objeto de la denuncia.

En primer lugar, se reclama al Gobierno foral que la evaluación de riesgos de los diferentes puestos de trabajo existentes en Policía Foral conlleve “la determinación de la naturaleza, el grado y la duración de la exposición de las trabajadoras en situación de embarazo o parto reciente a agentes, procedimientos o condiciones de trabajo que puedan influir negativamente en la salud de las trabajadoras o del feto”, y que “deberá recoger las acciones correctoras concretas en relación con los riesgos en las situaciones de embarazo, parto reciente o lactancia”.

Así mismo, la Inspección de Trabajo establece la obligatoriedad de que una vez comunicada por la trabajadora su situación de embarazo, maternidad o lactancia, se realice “de manera inmediata una evaluación de riesgos adicional, en la que se deberá establecer un perfil de riesgo individual en función de las condiciones físicas, mentales y sociales, la naturaleza, grado y duración de su exposición, el procedimiento real de trabajo, etc.”.

En tercer lugar, se indica la necesidad de “elaborar, antes del 31 de diciembre de 2017, previa consulta con los representantes de los trabajadores, una relación de puestos de trabajo exentos de riesgos para el embarazo, la maternidad y la lactancia natural en Policía Foral”.

La Inspección también exige que las fichas informativas de evaluación de riesgos por puestos de trabajo contengan “información clara sobre los resultados de la evaluación de riesgos, incluyendo los riesgos específicos para las situaciones de embarazo, parto reciente o lactancia”, y que dichas fichas también “deberán indicar la necesidad de que, si el puesto es ocupado por una trabajadora en dichas situaciones, deberá comunicarlo a su responsable”.

Igualmente, el requerimiento de la Inspección de Trabajo recoge que cuando las condiciones del puesto de trabajo pudieran influir negativamente en la salud de la trabajadora embarazada o del feto, “las agentes de Policía Foral deberán desempeñar un puesto de trabajo o función diferente y compatible con su estado”, y que “deberá garantizarse que cada agente reciba una formación teórica y práctica, suficiente y adecuada en materia preventiva, centrada específicamente en el nuevo puesto de trabajo o función”.

Además, en aquellos puestos de trabajo compatibles en los que hayan sido reubicadas, “deberá llevarse una evaluación de riesgos específica sobre las condiciones psicosociales”.

Por último, la Inspección señala que “en el Procedimiento de actuación en embarazadas y en periodo de lactancia de Policía foral deberá indicarse cómo se debe efectuar la comunicación de la trabajadora embarazada, en situación de parto reciente o lactancia, y a quién se debe comunicar”. De la misma forma, ante el supuesto de cambio de puesto de trabajo o la necesidad de solicitar una prestación por riesgo laboral durante el embarazo o la lactancia natural, “deberá recoger las características básicas del proceso de actuación (persona responsable, plazos, etc.)”.

La Sección Sindical de la UGT en Policía Foral manifiesta su satisfacción por esta contestación de la Inspección de Trabajo a la denuncia interpuesta por el sindicato, que pone en evidencia las carencias preventivas existentes en este cuerpo policial en relación con las situaciones de embarazo y que desmiente las afirmaciones realizadas por la Consejera Beaumont.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud