948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

La UGT insiste en que el empleo es esencial para combatir la violencia de género y alerta de nuevas formas de agresión como el ciberacoso laboral

21/11/2019

La UGT reafirma su más absoluta condena de las violencias machistas, que han provocado 14.868 denuncias judiciales en Navarra en los diez últimos años y 4 mujeres asesinadas, una cifra que se eleva a 12 desde que se inicia la estadística oficial en el año 2003. Así mismo, alerta sobre las nuevas formas de ejercer la violencia contra las mujeres utilizando las nuevas tecnologías y reclama un protocolo específico para combatir el ciberacoso laboral.

El sindicato considera que los datos de la violencia machista dibujan los perfiles de una realidad trágica y alarmante. En 2018, se registraron en Navarra 1.887 denuncias ante los tribunales por violencia sobre las mujeres, un 0,27% más que el año anterior, y 2 mujeres asesinadas. Pero sólo en el primer semestre de este año 2019, las denuncias se elevan a 935, un 10,25% más que en el mismo periodo de 2018, aunque, por el momento, no se haya producido ningún asesinato.

No obstante, en los tres últimos años (2016-2018), Navarra ha sido la tercera Comunidad de todo el Estado con mayor tasa de feminicidios, con 3,67 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas por cada millón de mujeres mayores de 15 años, sólo por detrás de Baleares (4,82) y Canarias (4,31).

La UGT insiste en que el empleo es esencial para combatir la violencia de género, ya que la independencia económica es un elemento crucial de protección para la mujer. Además, el desempleo y las situaciones de precariedad son los principales frenos para denunciar.

Según datos recogidos en el informe anual sobre violencia contra las mujeres en Navarra correspondiente a 2018, un 82,20% de las usuarias del centro de urgencias se encontraban en desempleo. Igualmente, un 46,61% carecía de ingresos económicos, un 38,14% recibía ayudas y sólo un 12,71% percibía un salario, cifras todas ellas que evidencian la doble vulnerabilidad que significa ser mujer y económicamente dependiente frente a la violencia machista.

La inserción laboral de las mujeres que son víctimas de violencia de género debería estar garantizada de forma efectiva, pero no es así, por lo que es necesario que las políticas públicas adopten medidas ágiles, efectivas y suficientes para lograr este fin.

En 2018, el número de mujeres en situación de violencia de género demandantes de empleo se elevaba a 536, una cifra cuatro veces superior a la registrada hace diez años (115).

Los datos oficiales ponen en evidencia que las medidas implantadas hasta ahora presentan importantes déficits para garantizar la consecución del objetivo que se pretende. En el caso de Navarra, si bien el número de contratos de trabajo para mujeres víctimas de violencia de género aumentó significativamente en 2018, registrándose 1.047 contratos, un 29,10% más que el año anterior, disminuyó el número de mujeres en dicha situación perceptoras de la Renta Activa de Inserción, situándose en 269 frente a las 281 contabilizadas en 2017.

Por otro lado, las bonificaciones a la contratación y los contratos de sustitución no funcionan correctamente.

El total de contratos bonificados por violencia de género en 2018 el conjunto de España fue de 1.075, lo que constata, un año más, la poca repercusión que los acuerdos de colaboración suscritos por el Gobierno con las empresas para la inserción laboral de las víctimas. Por Comunidades Autónomas, Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid registraron el mayor número de contratos bonificados, con 242, 184 y 140, respectivamente, mientras que las Comunidades con menor número de contratos fueron Navarra, con 7, junto a La Rioja y Cantabria, con 6 contratos cada una.

En cuanto a los contratos para sustituir a trabajadoras víctimas de violencia de género, en 2918 sólo se registraron 313 contratos, 11 de ellos en Navarra.

CIBERACOSO LABORAL

Así mismo, la UGT alerta sobre las nuevas formas de ejercer la violencia contra las mujeres, al albur de las nuevas tecnologías, como el ciberacoso laboral, frente al que es necesario impulsar un protocolo específico para el supuesto de acoso digital en el trabajo.

La Secretaria de Política Sindical y responsable de Igualdad de la UGT de Navarra, Marisol Vicente, señala que “el uso de internet, de dispositivos móviles, redes sociales y servicios de mensajería instantánea o geolocalización han dado pié a nuevas formas de ejercer la violencia contra las mujeres, facilitando conductas de control, intimidación, amenazas, acoso y humillación”.

Vicente recuerda que este tipo de violencia está recogido en un reciente estudio publicado por el Parlamento español, según el cual “las mujeres están siendo específicamente atacadas por la violencia cibernética y las más jóvenes están amenazadas, sobre todo, por el acoso sexual y el acoso sexista”.

En este sentido, subraya que el 20% de las mujeres jóvenes de la Unión Europea han sufrido acoso sexual cibernético y el 14% lo ha padecido desde los 15 años.

Para hacer frente a las viejas y nuevas formas de violencia contra la mujer, la UGT hace un llamamiento a la movilización de toda la ciudadanía y en especial de las trabajadoras y trabajadores y a participar en las concentraciones convocadas el próximo lunes 25 de noviembre.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud