948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

Historia de una Casa

12/11/2018 | Martín Zabalza Arregui

Si transitas por el casco antiguo de Pamplona, concretamente por el número 5 de la calle de la Merced, no pases de largo. Párate y fíjate en la fachada del edificio que tienes delante. Entre sus paredes hay una historia que empezó bien en 1909 y terminó trágicamente el 18 de julio de 1936.

Esa casa, que ahora estás viendo, era la histórica Casa del Pueblo. En su seno, entre sus paredes y durante 27 años un sindicato, la Unión General de Trabajadores, defendía los derechos laborales y organizaba en sociedades obreras a los proletarios. Un pequeño partido político, el Partido Socialista Obrero Español, se presentaba a las elecciones enfrentándose con los poderosos. Gregorio Angulo, Ricardo Zabalza y Julia Álvarez, entre otros, eran sus líderes.

Dentro de esa casa, que ahora el paseante de Pamplona está viendo, Ramón Jáñez Medina, Gregorio Lana y Luis Angulo fundarían las primeras Juventudes Socialistas. El denominado Ateneo Pablo Iglesias, dinamizado por Ernesto Marcos, Ricardo Pradells y Juana Ontañón y Valiente, impartiría conferencias científicas y cursos de capacitación profesional.

En aquellos años no existía Seguridad Social, pero en esta casa de la calle de la Merced había una Mutua Médica que, con un grupo muy importante de médicos, atendía a los obreros y a sus familias. Entre aquellos profesionales de la medicina se encontraban los hermanos Martínez de Ubago, Anselmo Goñi, Pedro Moreno, Pascual Ochotorena y Josefa Aincioa. Y no pases de largo, porque en esa casa se organizó una Cooperativa de Consumo para vender, a precio justo, pan y otros alimentos básicos. En su planta baja, tenía el domicilio social la Imprenta Gutemberg, que editaba el periódico ¡Trabajadores!, dirigido por Constantino Salinas y Tiburcio Osácar.

Pero esto, con ser mucho, no es todo. También la habitaban un grupo de jóvenes que componían el Grupo de Montaña Tomás Meabe y que, junto a sus compañeros de Salud y Cultura dinamizados por Gregorio Velasco, organizaban partidos de futbol, excursiones al río y un cine. En la primera planta del edificio había un Grupo de Teatro, una Banda de Música y una Cooperativa de Casas Baratas, presidida por Juan Arrastia y José Roa. Y al fondo del pasillo se ubicaba, lo que ahora llamaríamos una ONG, Socorro Rojo Internacional, que prestaba ayuda material y legal a los presos del Fuerte de San Cristóbal.

En el último piso de la casa vivía el portero con su familia. A Corpus Dorronsoro, que así se llamaba, lo fusilaron junto a su hijo y a su hermano. Todos las pesonas que un día soñaron con una casa que fuera del pueblo y que dedicaron su vida a que fuera una realidad fueron asesinados, encarcelados o sufrieron represión y exilio. Si transitas por el casco antiguo de Pamplona, concretamente por el número 5 de la calle de la Merced, no pases de largo. Párate y recuerda esta historia que ahora escribo pensando en ti.

Martín Zabalza Arregui

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud