948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

La herencia de los ciudadanos y los trabajadores, tras seis años de crisis y tres años de Reforma Laboral, se resume en más precariedad y más desigualdad

25/02/2015

Javier Lecumberri, Secretario General de la UGT de Navarra, ha denunciado que "La crisis, unida a la Reforma Laboral nos ha llevado a una situación de precariedad y desigualdad entre los trabajadores navarros" y añade que "esto se ha desarrollado en dos fases: una primera en la que se ha producido una destrucción masiva de empleo, primero temporal y después indefinido, y una segunda en la que la se han deteriorado las relaciones laborales y se están destruyendo los derechos de los trabajadores".

Lee el Informe

Lecumberri ha hecho estas declaraciones en el transcurso de una rueda de prensa en la que ha presentado, junto con María Simón, Secretaria de Acción Sindical y Empleo de la UGT de Navarra, el "Informe sobre la situación del mercado laboral en Navarra: precariedad y desigualdad", elaborado por el Gabinete de Estudios del sindicato.

De los datos recogidos en el informe se desprende que "se está cerrando el círculo de un cambio drástico del mercado de trabajo en España y en Navarra. Un cambio que supone, en condiciones y, sobre todo, derechos laborales, un retroceso de prácticamente tres décadas. Estamos volviendo al periodo anterior a la aprobación del Estatuto de los Trabajadores".

Siete áreas de estudio

María Simón ha desgranado los datos del informe, que revela una insuficiente recuperación del empleo. El año 2014 finalizó con 47.786 parados, que aunque son 3.702 menos que en diciembre de 2013 son 8.003 más que a finales de 2008 y, aunque se está empezando a crear empleo, ha explicado, "para alcanzar los niveles previos a la crisis, el paro debería descender un 17 %, alrededor de 8.000 personas y, en consecuencia, para lograr los niveles de empleo previos a la crisis, la afiliación debería crecer alrededor de 38.000 personas".

Otro de las áreas del estudio es la "temporalidad con enorme rotación". Así en diciembre de 2014, tan sólo un 5,2% de los contratos tenía carácter indefinido y la duración media de los contratos temporales era de 42,4 días, la mitad que en el año 2008, cuando la media era de 84,6 días.

Simón ha destacado además el auge del empleo a tiempo parcial involuntario, de forma que durante los seis años de crisis el trabajo a tiempo parcial involuntario casi se ha duplicado, al pasar del 35,6 al 61,4 %.

También se han incrementado significativamente las horas extraordinarias no pagadas, que han pasado de representar entre un 30% y un 40 % al inicio de la crisis, a incrementarse hasta un 60%-70 % en los años 2012 y 2013, para volver a situarse por debajo del 50 % en 2014. En todo caso, durante los años de crisis han descendido más las horas extras pagadas (-36,8 %), que las horas extras no pagadas (-28,7% ), lo que "denota el deterioro de las condiciones laborales", resalta la Secretaria de Acción Sindical y Empleo.

Otra de las áreas estudiadas es la devaluación salarial, ya que a partir de 2011 y hasta 2014 en términos de costes salariales medios supone una caída de 3,59 puntos. Junto a la devaluación salarial, también se han incrementado las desigualdades salariales: entre los años 2008 y 2012 la dualidad salarial se ha agudizado, ya que los salarios más altos se han incrementado un 5,1 %, mientras que los salarios más bajos han disminuido un 9 %.

María Simón ha denunciado, así mismo, el aumento "vertiginoso" del paro de larga duración, ya que las personas que llevan más de un año en desempleo han pasado del 14 % del total de parados en 2008 al 63 % en 2014; y el 33 % del total de personas en desempleo lleva más de dos años en paro, de acuerdo con los
últimos datos de 2014. A esto hay que añadir que la tasa de cobertura por desempleo ha caído 14,4 puntos en estos seis años, y el gasto en prestaciones por desempleo en Navarra se ha reducido a partir de 2010 en un 2,4 %, a pesar de que en el mismo periodo el paro creció un 15,9 %.

Entre 2009 y 2013 los hogares navarros han perdido un 8,8 % de su renta, mientras que la renta por persona ha descendido un 4 %. Todo esto ha derivado en un aumento de la población en riesgo de pobreza o exclusión social que en este momento aasciende en Navarra al 14,5 % de la población, 4,1 puntos más que
en 2009.

Cerca de 96.000 personas viven en Navarra en situación de pobreza energética y más de 44.000 no pueden mantener su vivienda a una temperatura adecuada, según el último informe de la Asociación de Ciencias Ambientales con datos correspondientes a 2012.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud