948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

La UGT y CC exigen a LAB y ELA que sometan el preacuerdo alcanzado en Faurecia a una votación vinculante de la plantilla

24/09/2013

Los 6 delegados de la UGT y la Confederación de Cuadros (CC) en el Comité de Empresa de Faurecia han exigido a LAB y ELA, sindicatos que tienen mayoría en dicho órgano, ya que cuentan con los otros 7 miembros, que sometan el preacuerdo alcanzado el pasado 18 de septiembre con la Dirección de la empresa a votación vinculante de la plantilla, y a que, si el resultado es afirmativo, apoyen dicho preacuerdo o presenten su dimisión, única forma de desbloquear una situación que puede incrementar los despidos a corto plazo y poner en riesgo la viabilidad y el futuro de la planta y de los 268 puestos de trabajo.


Lorenzo Ríos, Secretario General de la Federación de Metal, Construcción y Afines (MCA) de la UGT, ha afirmado durante una rueda de prensa celebrada por los dos sindicatos firmantes del preacuerdo, que “en este momento, la mayoría sindical de LAB y ELA no representa la voluntad mayoritaria de la plantilla, que pidió al Comité, mediante un escrito firmado por 193 trabajadores, que negociara un acuerdo, y que la inmensa mayoría de los trabajadores no están secundando la huelga, ya que apoyan el preacuerdo que logramos UGT y CC durante el proceso de mediación del Departamento de Trabajo del Gobierno de Navarra”.

Ríos ha responsabilizado a LAB y ELA de los 11 despidos que ya se han producido en la planta, al no haber tenido en ningún momento voluntad de negociar, y les ha acusado de desarrollar una campaña de manipulación de la realidad para encubrir, con falsas soflamas solidarias, su incapacidad para buscar una salida al problema de costes que planteó la empresa y para desbloquear el conflicto.

Problema de competitividad

El responsable de la UGT ha recordado que hace tres años la plantilla alcanzaba los 380 trabajadores, incluyendo las subcontratas (logística y mantenimiento) y los eventuales, y que la planta de Orcoyen fabrica sistemas completos de escape y catalizadores para el sector de Automoción, teniendo al grupo Volkswagen como principal cliente, al que destina el 80% de su producción, dentro del cual la planta de Landaben representa el 50% del producto, mientras que el 20% restante va dirigida a otras firmas, entre las que destacan Toyota y Nissan.

Ríos ha señalado que en 2012 se dejó de fabricar para Ford y el Grupo PSA, lo que originó un desajuste estructural de 20 puestos de trabajo, “que se lograron mantener gracias al acuerdo de flexibilidad firmado por la UGT y CC”.

De cara al futuro, se presenta un problema de competitividad de la planta, que pone en riesgo las líneas de producción de la PQ26, que es una plataforma para Volkswagen y que representa, aproximadamente, el 40% de la producción que Faurecia realiza para el grupo Volkswagen. Había una fecha tope para asignar estas inversiones, que era el 31 de julio, y la intención del Grupo era trasladarlas a Chequia y a Portugal en el año 2014, con unas consecuencias sobre el empleo muy importantes.

La plantilla apoya el preacuerdo y no secunda la huelga

El conflicto se inicia por la falta de acuerdo entre la Dirección y el Comité de Empresa sobre el plan de competitividad que presenta el consorcio para garantizar la viabilidad de esta planta de Faurecia. “Hubo una convocatoria de huelga indefinida, y dos días antes de su inicio hubo una recogida de firmas entre la plantilla en contra de la huelga y reclamando al Comité que negociara un acuerdo. A partir de aquí, el conflicto evolucionó hacia la mediación del Departamento de Trabajo del Gobierno de Navarra y concluyó, horas antes del inicio de la huelga, con un preacuerdo entre la Dirección y los sindicatos UGT y CC”, según ha explicado Lorenzo Ríos. Como consecuencia de ello, “la huelga que LAB y ELA están llevando a cabo en este momento no cuenta con el respaldo de la inmensa mayoría de la plantilla”, ha asegurado el responsable sindical, que ha cifrado el dato de seguimiento de la huelga en 71 trabajadores de los 268 que integran la plantilla.

En opinión de Ríos, la mayoría sindical de LAB y ELA están bloqueando la solución de este problema. “Si no conseguimos el plan industrial para responder al problema estructural de la planta que garantice el futuro de la PQ26, se estará asestando un golpe devastador al futuro industrial y social de esta importante empresa”, ha afirmado.

Así mismo, ha señalado que el preacuerdo contiene tres ejes fundamentales: “el primero, un doble compromiso de impulsar un plan industrial a medio y largo plazo, con las inversiones y tecnologías necesarias para poder sustituir un producto cuyo ciclo de vida acaba por otro nuevo, y de estabilidad en el empleo durante la vigencia del acuerdo, renunciando la empresa a nuevos despidos. El segundo eje es el mantenimiento de las condiciones laborales pactadas, evitando que la empresa, utilizando la reforma laboral, pueda modificar las condiciones unilateralmente. Y el tercer eje tiene que ver con la necesidad de implantar un modelo de relaciones laborales basado en el acuerdo. Este acuerdo -ha explicado Ríos- significa la realización de compromisos y sacrificios para ambas partes: nosotros hacemos el sacrificio de reducir los costes laborales y el grupo se compromete a realizar las inversiones necesarias y a desarrollar un modelo de negociación para buscar solución a los problemas que puedan surgir”.

Un conflicto enquistado

Los portavoces de la UGT y CC en el Comité de Empresa han realizado un detallado relato del conflicto, desde que el 1 de julio la empresa comunicara a los representantes de los trabajadores que la planta de Faurecia en Pamplona tenía problemas serios de costes, y que éstos debían reducirse en un 25% para poder ser competitivos a la hora de afrontar la fabricación de nuevos negocios para el grupo Volkswagen.

La Dirección pidió a la representación sindical que planteara sus propuestas y estableció como límite de negociación el 31 de julio, fecha clave para la asignación definitiva de los productos PQ26 de VW, que dan trabajo a la mayoría de la planta. “En el marco de la negociación, LAB no presentó en ningún momento propuestas reales de reducción de costes, por lo que la UGT junto con CC, aunque en minoría, hicieron una propuesta, aceptada por la Dirección, pero no por ELA y LAB, mayoría en el Comité, por lo que se llegó a la fecha señalada sin ningún acuerdo”, según ha señalado Fidel Del Río, representante de la Confederación de Cuadros.

En septiembre se informó al Comité de que parte de las inversiones se habían realizado en Portugal y otras en la República Checa y que la empresa iba a comenzar el proceso de despidos objetivos con 11 trabajadores y que, en breve, se realizarían 10 más. Ante esa situación, el Comité convocó por unanimidad una huelga indefinida con la intención de parar los despidos e intentar llegar a un acuerdo con la Dirección.

El miércoles 18 de septiembre, un día antes del inicio de la huelga hubo un acto de mediación en la Dirección General de Trabajo del Gobierno de Navarra en el que ELA y LAB no mostraron ninguna intención de llegar a un acuerdo, por lo que la UGT y CC presentaron su propuesta y después de 3 horas de negociación se llegó a un preacuerdo que, entre otras cosas:

- Reduce costes con una reducción salarial del 6,5% escalonada: 0,5% en 2013, 3% en 2014 y 3% en 2015.
- Garantiza el empleo durante su vigencia, con el compromiso de la Dirección de asumir el exceso de personal actual y de no continuar con los despidos.
- Se introducen elementos de flexibilidad que eviten un hipotético ERE temporal y, en caso de llegar a un,o la empresa complementaría hasta el 85% del salario.

José Miguel Araque, delegado de la UGT, ha afirmado que “con este preacuerdo la UGT y CC nos desvinculamos de la huelga, al considerar que se habían logrado los objetivos principales: paralizar los despidos y un proyecto de futuro que asegure los puestos de trabajo. La matriz ha aceptado el preacuerdo y ha confirmado que si se firma y pasa a ser un acuerdo, los despidos pendientes no ser realizarán y el plan industrial se asegurará. Se ha conseguido, igualmente el compromiso de la empresa para que se les ofrezca un puesto de trabajo en otras plantas a los trabajadores despedidos”.

Actualmente la huelga indefinida está siendo secundada sólo por 71 de los 268 trabajadores, “pero ELA y LAB la mantienen y, amparándose en su mayoría en el Comité de Empresa, no escuchan a las 197 personas que están trabajando y que apuestan por el futuro de la fábrica”, han reiterado los portavoces de la UGT y CC, que han reclamado “que se posibilite a la plantilla expresarse libremente y que todo el Comité se comprometa a respetar el resultado de la votación”.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud