948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

La UGT denuncia que las mujeres siguen sufriendo las tasas más elevadas de paro, la desigualdad salarial y copan la contratación parcial

05/03/2013 | UGT

La crisis económica que ha caracterizado los últimos años ha provocado que más mujeres en Navarra se hayan sumado a la búsqueda activa de empleo. Sin embargo, siguen sufriendo, por un lado, las tasas más elevadas de paro y, por otro, ocupando las categorías profesionales más bajas, en los sectores más feminizados, como el de los Servicios, con contratos temporales, a jornada parcial y con la mayor brecha salarial de todas las Comunidades Autónomas españolas.

Leer el informe completo

Declaraciones de Marisol Vicente, Secretaria para la Igualdad

Estas son algunas de las conclusiones del informe realizado por el Gabinete de Estudios de la UGT de Navarra, con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora y presentado en rueda de prensa por Marisol Vicente, Secretaria para la Igualdad de la UGT de Navarra y Estibaliz García, responsable del Departamento de la Mujer del sindicato.

Según el citado estudio, la tasa de actividad de los hombres (65,80%) sigue siendo muy superior a la de las mujeres (54,28%), si bien la distancia ha ido acortándose, probablemente por la crisis, ya que una de las estrategias de muchos hogares afectados por el desempleo del hombre es que las mujeres, antes inactivas, se incorporen a la búsqueda de empleo.

En cuanto a la incidencia del paro en función de la edad y de forma diferenciada por sexos, las mujeres presentan mayores porcentajes de paro que los hombres de los 16 a los 44 años, mientras que a partir de esta edad y hasta los 64 años los hombres casi duplican a las mujeres en paro. Por otra parte, el 52% del total de las paradas tiene menos de 35 años, porcentaje del 44% entre los hombres, lo que parece indicar que las mujeres jóvenes, aun con mayor formación que ellos, se encuentran con mayores dificultades de incorporación al mercado laboral.

Estas dificultades, unidas a la mayor inactividad a partir de los 55 años, así como a otros factores de precariedad laboral, como la parcialidad y la temporalidad, que afectan en mayor medida a las mujeres, influirán decisivamente en el futuro de sus pensiones, más si cabe con la reforma que aumenta los años de cotización tanto para el derecho de pensión como para su cálculo y, por tanto, incidirán en la consolidación de la feminización de la pobreza.

Segregación de género

Una de las características del mercado laboral es la segregación de género: las mujeres no ocupan los mismos puestos de trabajo que los hombres, por lo que podemos afirmar que existe una importante segregación ocupacional, tanto sectorial como en las categorías profesionales.

Así, la mayoría de las mujeres trabajan en el sector de los Servicios en categorías generalmente más bajas que los hombres. 

Jornada laboral parcial y contratación temporal 

Otro aspecto que refleja claramente las peores condiciones laborales de las mujeres con respecto a los hombres son los tipos de contratos que se les realizan.

Según los datos del cuarto trimestre de 2012, 76 de cada 100 mujeres ocupadas tienen un contrato indefinido y 24, temporal, frente al 84% y el 16%, respectivamente, en el caso masculino. Solo 39 de cada 100 contratos a tiempo completo pertenecen a mujeres, mientras que 79 de cada 100 contratos a tiempo parcial corresponden a mujeres.

Esta realidad se debe, por una parte, a la discriminación empresarial que lleva a ofrecer en mayor medida los contratos a tiempo parcial a las mujeres (en este caso, las mujeres no deciden este tipo de contrato) y, por otra, a que la mujer sigue siendo fundamentalmente quien se encarga de la esfera privada. 

Brecha salarial 

Navarra sigue siendo la Comunidad con las mayores divergencias de ganancias entre mujeres y hombres, ya que la ganancia media anual femenina supuso en 2010 el 73,8% de la masculina, frente al 77,4% nacional.

El informe realizado por la UGT, a partir de los últimos datos de la Encuesta de Estructura Salarial, publicada por el Instituto Nacional de Estadística, demuestra que han perdido vigor las tesis que fundamentaban la brecha salarial tanto en la escasa formación de las mujeres, como en la inserción laboral tardía de las mujeres al empleo, y de sus interrupciones de carrera, por alejarse del mercado laboral para cuidar de sus hijos e hijas y otros familiares.

Por un lado, los datos constatan que las diferencias salariales superan la media en todos los niveles educativos, salvo en el del grupo de personas que cuentan con una licenciatura o una ingeniería de grado superior, pero que se sitúa por encima del 22%; por otro, al relacionar la brecha salarial con la antigüedad, descubrimos que las diferencias persisten a pesar de contar con el mismo número de años de permanencia en el empleo.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud