948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

La UGT denuncia la estrategia antisindical del Grupo ISN para desarticular la negociación colectiva sectorial

04/08/2015

Las Federaciones de Servicios para la Movilidad y el Consumo (SMC) y Servicios Privados (FES) de la UGT de Navarra han denunciado este martes, en rueda de prensa, la estrategia antisindical que está desarrollando el Grupo de empresas de servicios ISN, con el fin de desarticular la negociación colectiva sectorial en la que se encuadran sus actividades y eliminar los derechos laborales de sus trabajadores amparados por diferentes convenios colectivos sectoriales.


Dicha estrategia consiste, en síntesis, en crear microempresas multiservicios con plantillas temporales y promover elecciones sindicales desde la Dirección de la empresa, con un candidato impulsado por la propia empresa, imposibilitando la libre concurrencia de las organizaciones sindicales para, a continuación, y en un tiempo récord, firmar convenios de empresa que rebajan al mínimo legal los salarios y eliminan los derechos garantizados por el correspondiente convenio sectorial vigente, aprovechando uno de los aspectos más perversos de la reforma laboral, la prioridad aplicativa del convenio de empresa sobre los convenios de ámbito superior.

En este momento, el Grupo ISN cuenta con más de 40 empresas en Navarra y cerca de 1.500 trabajadores en su conjunto.

La estrategia del Grupo ISN

La denuncia de la UGT se basa en que, en los últimos meses, este grupo empresarial se está dedicando a crear diferentes empresas con un número mínimo de trabajadores para llevar a cabo la estrategia descrita.

En concreto, ISN ha creado las empresas Integración de Servicios Navarros de Automoción (ISNEA), con 6 trabajadores en plantilla, e Integración de Logística Interna de Navarra (ILIN), con 7 trabajadores.

Una vez constituidas dichas empresas y en cuanto se han cumplido los periodos legalmente establecidos para promover elecciones sindicales, las Direcciones de ambas empresas han impulsado los correspondientes procesos de elecciones sindicales, dirigidos por la propia Dirección empresarial y evitando la participación de sindicatos, con la finalidad de imponer una interlocución “independiente”, controlada por la empresa, para a continuación, y en un tiempo récord, firmar un convenio colectivo de empresa.

De esta forma, en la primera empresa, ISNEA, se realizaron las elecciones en febrero y para mayo ya tenía un convenio colectivo de empresa firmado y publicado en el BON.

En la segunda, ILIN, el proceso electoral se realizó el 20 de abril de 2015 y para el día 30 de ese mes, ya se había registrado en el Gobierno de Navarra el texto íntegro del convenio de empresa para su publicación.

Ambos convenios colectivos son idénticos en su contenido, cuentan con más de 50 artículos y se limitan a reproducir las condiciones laborales mínimas recogidas en el Estatuto de los Trabajadores.

En el ámbito de aplicación de estos convenios de empresa, se incluyen gran cantidad de sectores de producción tan variados como servicios de hostelería, servicios de asistencia domiciliaria, gestión logística de almacén, operarios en cadena de producción, servicios de limpieza, etc. De esta manera, todos los trabajadores quedan bajo este convenio de empresa, con salarios y derechos laborales mínimos, en detrimento de los convenios sectoriales que les serían de aplicación y cuyas condiciones laborales son mucho más favorables.

Como ejemplo del deterioro de las condiciones de trabajo que han provocado estos convenios, baste señalar que la jornada laboral anual que recogen estos dos convenios de empresa es entre 71 y 153 horas anuales superior a la jornada establecida en los convenios sectoriales correspondientes, mientras que en el plano económico, los salarios son entre un 26 y un 53% inferiores, lo que traducido a euros significa unas diferencias salariales a la baja de entre 3.461 euros anuales en el menor de los casos (un auxiliar a domicilio del sector de Atención a la Dependencia) y 11.573 euros anuales en el caso máximo (un conductor de autobús del sector de Transporte de Viajeros por Carretera).

Una vez culminado todo este proceso, lo que un principio eran empresas de 6 y 7 trabajadores, respectivamente, han crecido de forma acelerada y lo siguen haciendo, hasta superar en la actualidad entre ambas los 100 trabajadores de plantilla.

Prácticas fraudulentas y abusivas


El Grupo ISN utiliza de forma abusiva y fraudulenta el actual marco legal, especialmente la reforma laboral del Partido Popular, concebida, como ha denunciado la UGT permanentemente, para desequilibrar las relaciones laborales a favor de los empresarios, a los que otorga todo el poder para imponer su voluntad de forma unilateral, para desregular el mercado laboral, romper los convenios sectoriales e imponer a sus trabajadores unas condiciones de trabajo mínimas, muy inferiores a las que les corresponderían de aplicarse el convenio sectorial en vigor.

Pero esta maniobra indecente no solo busca desvirtuar la negociación colectiva sectorial y precarizar aún más las condiciones laborales, sociales y salariales de los trabajadores, sino también competir con ventaja con otras empresas que sí cumplen con lo estipulado en los convenios colectivos sectoriales.

Estamos, por tanto, ante prácticas de competencia desleal, frente a las que las patronales sectoriales y la propia Confederación de Empresarios de Navarra deberían actuar. Creemos que organizaciones empresariales serias y respetuosas con nuestro marco de relaciones laborales no pueden permitir este despropósito, que es un auténtico ejercicio de filibusterismo empresarial, y deben velar para que se cumplan las “reglas del juego” de las que nos hemos dotado todos, garantizando tanto la competitividad de las empresas como la aplicación de las condiciones laborales negociadas libremente y pactadas en los convenios colectivos sectoriales de Navarra a los trabajadores afectados.

De la misma manera, la UGT pide a los partidos políticos, de cara a las próximas elecciones generales, un compromiso claro de derogar la reforma laboral en cuanto tengan oportunidad, ya que esta norma reaccionaria, antisocial y antisindical no ha servido más que para intensificar la destrucción de empleo en los años más duros de la crisis, precarizar el mercado laboral y arrebatar a los trabajadores, en solo tres años, los derechos y las condiciones de trabajo conseguidas a lo largo de treinta de años de lucha y sacrificios, por medio de la negociación colectiva.

Así mismo, la UGT solicita al Gobierno de Navarra, a los Ayuntamientos y al resto de entidades públicas que tomen conciencia de esta situación y no formalicen ningún tipo de contrato de servicios con este tipo de empresas que realizan estas prácticas y tienen estos comportamientos.

Por último, la UGT, además de denunciar públicamente estas prácticas fraudulentas y abusivas, anuncia que su asesoría jurídica está elaborando las correspondientes demandas para impugnar ante los juzgados estos dos convenios de empresa.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud