948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

El complemento específico de los cargos directivos de Primaria y Secundaria registra grandes diferencias en función de la comunidad autónoma

17/06/2015

Las cuantías en concepto de complemento específico que perciben los cargos directivos de los centros de Primaria y Secundaria presentan enormes desigualdades entre comunidades autónomas. Los equipos directivos de Primaria de Cantabria y Cataluña, por ejemplo, reciben el complemento más elevado (777,02 y 705,34 euros, respectivamente) con menos grupos de alumnos (más de 30 grupos o centros con 33 o más maestros, respectivamente). Murcia, con 730,15 euros, también se sitúa entre las CCAA con un complemento más elevado, aunque la clasificación de sus centros se establece de forma diferente, por horas semanales.

En el polo opuesto, los directores de centros de Primaria de Euskadi que cuentan con más de 55 unidades son los que perciben el complemento específico más bajo, 473,51 euros. Un poco por encima se sitúan Extremadura, Castilla y León y Aragón, que también presentan un complemento bajo en relación con el número de unidades en los centros de Primaria. Así, con más de 53 o 54 unidades, los directores cobran 514,90; 520,32, y 550,79 euros, respectivamente.
La retribución de los cargos unipersonales está en función de la clasificación de los centros educativos, tanto en el caso de los de Primaria como en el de los de Secundaria. Aunque pueden tener un mismo título (centros de tipo A, B, C, D), las diferencias son significativas tanto en el número de alumnos como en el de unidades o profesores.

De este modo, un director de un centro de Primaria tipo B (de 16 a 23 unidades) cobra en Andalucía 561,39 euros; por encima de un director de un centro tipo A en Aragón (54 unidades o más, que percibe 550,79 euros), Asturias (más de 27 unidades, 534,25 euros), Canarias (35 unidades, 519,13 euros), Castilla y León (520,32 euros), Extremadura (514,90), Galicia (520,32) o Navarra (531,72 euros). De cualquier modo, hay que recordar que los complementos específicos para el año 2015 están por debajo de los que se percibían antes de 2010, cuando se aplicó un recorte del 5% en el sueldo de todos los funcionarios.

En Secundaria se dan las mismas desigualdades que en los centros de Primaria, tanto en las cantidades a percibir por el desempeño de las funciones directivas, como en la forma de catalogar los centros. El director de un centro con más de 1.800 alumnos de Extremadura (628,29 euros), Ceuta y Melilla (628,29) o Castilla y León (634,90) percibe un complemento específico menor que el de un centro de Cantabria con 1.000 alumnos (923,8 euros), o que el de uno de Asturias (649,25) con 800 alumnos. También es inferior al de los directores de la Comunidad Valenciana (746,88 euros) y Cataluña (946,11) con centros de 24 y 31 unidades.

Madrid, que sigue un criterio propio, fija el complemento específico asignado por el número de alumnos matriculados (0,48 euros por alumno, más una parte fija). También La Rioja mantiene indicadores distintos a los de los demás, por lo que estas dos comunidades no pueden ser comparadas con el resto.

A juicio de FETE-UGT, la escuela necesita equipos directivos altamente formados en gestión de centros y con un buen conocimiento de la estructura educativa, la gestión económica y los procedimientos administrativos. Pero esta formación no puede reducirse a la adquisición de herramientas eficaces de gestión económico-administrativa. Deben potenciarse otros aspectos, como la capacidad de liderazgo pedagógico, la gestión de relaciones humanas o la resolución de conflictos. De ese modo, la función directiva debe presentar un perfil cada vez más especializado y estar dotada de una mayor capacitación y de una formación específica previa y en ejercicio, sin que eso implique la creación de colectivos o cuerpos específicos de directores.

Los equipos directivos asumen cada vez más competencias, y con ellas un aumento de responsabilidades, por lo que deben ser recompensados con la mejora de sus condiciones laborales, un soporte formativo riguroso y un adecuado reconocimiento profesional.

FETE-UGT quiere incidir también en la catalogación de los centros y en la racionalización de las condiciones necesarias para ello. Por eso considera que el baremo no solo debe realizarse en función del número de alumnos o de unidades que un centro tenga, sino que deben tenerse en cuenta otros indicativos, como la complejidad de la gestión de los centros, la dificultad del ejercicio de su dirección, el entorno, el tipo de alumnado, etc.

Por último, FETE-UGT considera que la consolidación parcial del complemento específico de los exdirectores debería hacerse extensiva a todos los miembros de los equipos directivos.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud