948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

La UGT reitera la necesidad de situar el crecimiento económico y el empleo en el centro de las políticas

03/09/2013

El dato del paro registrado conocido en la mañana de hoy, pese a ser positivo, como lo es toda reducción en el número total de desempleados, debe ser tomado con especial cautela y ser analizado en su conjunto para conocer las razones que subyacen tras esta muy ligera disminución del número total parados.

Si bien es cierto que se ha reducido por primera vez en un mes de agosto desde 2000, los datos que hemos conocido también hoy referentes a la afiliación a la Seguridad Social, que arrojan una pérdida de 99.069 afiliados, nos hacen ser poco o nada optimistas y confirma lo que la UGT denuncia desde hace unos meses, que las caídas en el número de parados registrados no se está produciendo, como sería lo deseable, gracias a que se esté empezando a crear empleo, como demuestran los datos, sino que puede imputarse a la generalización del efecto desánimo que se está dando entre los trabajadores, principalmente, por lo que señalan los datos, en los jóvenes.

Buena parte de las bajas producidas en el paro registrado de los últimos meses están motivadas porque muchas personas dejan de registrarse en las oficinas de empleo, al no percibir ningún tipo de prestación y carecer de expectativas reales y efectivas de encontrar un empleo.

Asimismo, la disminución del número de desempleados no puede tampoco ocultar lo que la caída de la afiliación revela: que nuestra economía continua presentando un fuerte carácter estacional, por lo que perpetúa las mismas debilidades año tras año, al depender el empleo en exceso de sectores muy ligados a la estacionalidad (turismo, comercio…) por lo que, al terminar la temporada, se destruye el poco empleo creado, siendo esta explicación la que de hecho ha utilizado el Ministerio de Empleo y Seguridad Social para explicar la caída de la afiliación a la Seguridad Social.

Por otro lado, los datos publicados hoy por el SEPE también revelan dos realidades tremendamente preocupantes. Por un lado, que la contratación indefinida cae hasta representar sólo el 5,99% de los contratos, lo que revela la generalización de la temporalidad que ha traído consigo la reforma laboral aprobada en el 2012. Y por otro lado, se está produciendo una perdida continuada en la cobertura del sistema de protección a los desempleados, tal y como indica la reducción de cuatro puntos de la tasa de cobertura, que implica que 1.822.226 trabajadores no perciben ningún tipo de prestación y evidencia así, un creciente abandono por parte del Estado, un incremento de la desigualdad, y un notable riesgo de exclusión social y generalización de la pobreza.

Atrás quedan, así, todos los esfuerzos del Gobierno por tratar de presentar los datos de los Servicios Públicos de Empleo como positivos y esperanzadores, en un vano intento por legitimar la nefasta reforma laboral que implantó a comienzos del año pasado, y que ha sido la causa de tan importante destrucción de empleo desde entonces.

El escenario que se presenta en los próximos meses no es, tal y como nos pretende vender el Gobierno, esperanzador, sino más bien todo lo contrario. Los datos de Contabilidad Nacional que conocimos la semana pasada confirmaron que la actividad económica continúa en caída libre, que el empleo, una vez pasado el periodo estival, continúa deteriorándose, y la protección del Estado muestra un claro retroceso.

Y para salir de esta espiral, la única alternativa que se le ocurre ahora presentar al Gobierno es la de reducir el número de modalidades de contratación laboral, reiterando el error de pensar que una reforma en la normativa laboral va a mejorar la situación del mercado de trabajo y de la economía.

Es hora de que tanto el Gobierno de España como las instituciones de la Unión Europea, y los gobiernos de los países que siguen abogando por la austeridad a ultranza, especialmente el gobierno alemán, asuman sus errores y apuesten por un cambio de políticas. En este sentido, cada vez son más las críticas al modelo neoliberal impuesto y más los que piden un cambio sustancial que priorice el crecimiento económico y el empleo.

Y el primer paso en ese cambio, indudablemente, debe darlo el Gobierno español retirando la reforma laboral e introduciendo medidas dirigidas a la generación de empleo de calidad. El fracaso de su política de devaluación salarial y de recorte de derechos laborales es cada vez más evidente y, lo que es peor, tiene unos costes sociales difícilmente asumibles y que no pueden seguir perdurando en el tiempo. UGT solo apoyará las políticas que apuesten por el crecimiento económico y el empleo.

Valoración de Toni Ferrer

El Secretario de Acción Sindical de la UGT, Toni Ferrer, ha señalado que el “ligero descenso de los datos de paro correspondientes al mes de agosto son una buena noticia, pero estos datos no pueden ocultar la situación de dramatismo que vive aún nuestro país, con casi 4,7 millones de personas en desempleo”.

A su vez, “la pérdida de afiliación a la Seguridad Social en casi 100.000 mil personas nos muestra una situación de desánimo en la sociedad, ya que hay muchas personas que no van a registrarse en el desempleo porque no tienen ningún tipo de expectativa”.

Toni Ferrer ha resaltado que ha aumentado un 94% la contratación temporal y que estamos en la situación más baja de la serie histórica en materia de contratación indefinida, “lo que nos muestra la dimensión puramente estacional del empleo, vinculada a la campaña de verano”.

Además, ha señalado que la cobertura por desempleo “es claramente insuficiente, con 4 de cada 10 personas que no percibe ningún tipo de prestación ni subsidio”.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud