948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

Cándido Méndez, ex Secretario General de la UGT, asegura en Pamplona que el sindicalismo es clave para afrontar la revolución digital

07/10/2019

El ex Secretario General de la UGT Cándido Méndez cerró el pasado viernes en Pamplona los actos organizados con motivo del 130 aniversario de la fundación del sindicato, participando en una jornada sobre “Trabajo y Sindicalismo en el siglo XXI”, en la que participaron cerca de 200 delegados y delegadas. En dicho foro, Méndez aseguró que, en la "revolución digital" que se vive en todo el mundo, el sindicalismo confederal y de clase es clave para afrontar la revolución digital e incluso más necesario que en el siglo XX. Méndez señaló que pese a no son lo que eran en el siglo pasado, "hay que afirmar con muchísima contundencia que el trabajo y el sindicalismo, tal y como nosotros los concebimos, como fuente de derechos sociales y laborales, son imprescindibles en el siglo XXI".

Cándido Méndez considera que el sindicalismo que representa la UGT, confederal y de clase, "es más necesario en el siglo XXI que incluso en el siglo de consolidación del sindicalismo en Europa, como fue el siglo XX", debido a la revolución digital, que "ha provocado una disrrupción o una ruptura de nuestros hábitos personales y culturales".

La revolución digital "es una formidable fuente de oportunidades en muchos aspectos", pero en paralelo "está provocando una precarización muy acusada del empleo en todos los ámbitos", declaró el ex dirigente de la UGT, durante su intervención en la jornada celebrada en la Universidad Pública de Navarra.

Méndez aseveró que, en este contexto, es necesario que se reconozca algo tan básico como la existencia de una relación laboral entre trabajador y empresa, como ha ocurrido, según recordó, con la sentencia sobre los repartidores de Glovo.

"Lo que se daba por hecho en el siglo XX, que era la existencia de una relación laboral, se ha puesto en cuestión por la digitalización en el siglo XXI", ha comentado Méndez, quien ha denunciado que "hay trabajadores y trabajadoras que a los que no se les reconoce el trabajo y su único interlocutor es un algoritmo, ni siquiera tienen una persona física con la que relacionarse".

Por ello, insistió, es más necesario que nunca el sindicalismo confederal, "que tiene una visión global, que no es un sindicalismo de corte estrictamente corporativo" y que está muy centrado en la vida interna de la empresa, pero que también actúa fuera de la misma, trabajando con las instituciones democráticas.

Además, apostó por revisar, "no para debilitarlos, sino para fortalecerlos", todos los derechos vinculados al trabajo, como la protección por desempleo, el seguro en caso de accidente o las pensiones. "Todo esto hay que reinterpretarlo en el marco de la revolución digital", manifestó.

Respecto a los jóvenes españoles, afirmó que no los ve "en absoluto aletargados", aunque las organizaciones sindicales tienen que hacer "unos enormes esfuerzos" para aproximarse a ellos, "no solo desde el punto de vista material y físico, sino también desde el punto de vista mental y cultural".

"Soy hijo de la radio y hermano de la televisión en blanco y negro", bromeó Méndez, para subrayar que "a los jóvenes hay que hablarles en su propio lenguaje, y yo reconozco que mi lenguaje está obsoleto en relación a los mensajes que hay que dedicar a los jóvenes".

A los 20 o 21 años, explicó Méndez, "estaba anhelando la superación de la dictadura o del tardofranquismo y conseguir la democracia e ingresar en Europa, y quería seguridad, quería tener un trabajo", pero ahora los jóvenes, "según las encuestas, defienden la libertad".

"Eso es muy importante para mí, porque estamos todos observando con enorme preocupación la irrupción de Vox en el panorama político y creo que la sociedad española tiene un antídoto, que es que los jóvenes piensan desde la libertad y en la libertad", resaltó.

LOS CUATRO RETOS DEL SINDICALISMO

Por su parte, el portavoz de RUGE, organización juvenil de la UGT, Eduardo Magaldi, destacó en su intervención que, en la actualidad, existen cuatro grandes frentes que resulta imprescindible abordar y entender para crear un cambio de paradigma que asegure un futuro sostenible: la brecha generacional, el cambio de modelo productivo y del mercado de trabajo, el ascenso de los fascismos y el cambio climático.

En primer lugar, Magaldi habló de la brecha generacional señalando que “la Sociedad Española y Europea, está muy envejecida por lo que la toma de decisiones está secuestrada, buena cuenta de ello es el caso del Brexit. Ante un mundo cambiante, con tantos desafíos, corremos el riesgo de estancarnos por una tendencia al conservadurismo de nuestros mayores. Quienes tienen que pensar y diseñar su futuro, no pueden hacerlo. Esto genera un fuerte alejamiento y frustración de la gente joven sobre la sociedad”.

Después, abordó la necesidad del cambio en el modelo productivo y del mercado de trabajo sobre el que subrayó que “la globalización avanza de forma inapelable y las empresas traspasan fronteras con un solo objetivo: maximizar sus beneficios a cualquier precio. Los organismos internacionales y la UE legislan en favor de estas empresas, pero los derechos laborales no trascienden de igual manera. La digitalización y nuevas realidades de trabajo nos demuestran que la tecnología se utiliza para lo contrario que prometía: facilitarnos la vida. Utilizada de forma egoísta y particular, solo trae miseria y precariedad. Las plataformas digitales han formulado un debate que no es tal: los falsos autónomos. Se cumplen todos los requisitos por los cuales son asalariados”.

También mencionó el ascenso de los fascismos, “que es abrazado por parte de la clase obrera como rechazo a un sistema que no les integra. Existe una fuerte indignación entre los jóvenes, un germen que brota, y nos hace preguntarnos: ¿Hacia qué lado caerá? ¿Hacia un gran movimiento social o hacia los fascismos?”

Y, por último, hizo referencia al cambio climático: “Esta emergencia es un hecho: nos estamos cargando el planeta. El problema es si esa revolución contra el cambio climático acabará bajo los intereses de cuatro empresas o si realmente dibujaremos una sociedad”.

“Todo se resume en un único y gran desafío: estamos ante un sistema quebrado. El capitalismo no funciona y cuanto antes lo asumamos, menos gente sufrirá y se quedará por el camino. Es un cambio de paradigma tan grande que hacen falta líderes a la altura y hay una mediocridad política que asusta” finalizó.

“HAY QUE ACERCAR EL SINDICATO A LA JUVENTUD”

La apertura del acto correspondió a Nerea Galafate, joven delegada sindical de Yelmo Films, empresa que gestiona los cines Itaroa, que se autodescribió como una persona que reúne casi todas las condiciones que se dan en ese mercado de seudotrabajo que ha ido surgiendo desde principios de este siglo y que consagró la reforma laboral de 2012. “Soy mujer, joven, trabajo en una empresa pequeña, con salarios todavía más pequeños, a jornada parcial, de lunes a domingo y, además, se supone que tengo que estar agradecida, porque tengo un trabajo y en el privilegiado ámbito de la cultura. En definitiva, que si a la precariedad hay que ponerle cara y nombre y apellidos, entre los miles que hay en Navarra y los millones que hay en España, está el mío”.

Sin embargo, quiso destacar que hay una diferencia entre ella y esos otros miles o millones de personas que padecen la precariedad, y entre su empresa y muchísimas otras, “que yo soy delegada sindical y que en mi empresa hay sindicatos y la plantilla está peleando por mejorar las condiciones de trabajo”.

“Estamos peleando, dijo, en condiciones de desigualdad con la dirección, que pretende mantener unas condiciones salariales y laborales incompatibles con un empleo que pueda calificarse de digno. Pero gracias a que tenemos sindicatos, y en nuestro caso, especialmente a la UGT, organizándonos como colectivo, asesorándonos jurídicamente, respaldando públicamente nuestras reivindicaciones, apoyándonos a la hora de negociar, hemos logrado corregir un poco ese desequilibrio”.

De hecho, explicó que acaban de ganar una sentencia que condena a la empresa por vulnerar la libertad sindical y por comportamiento antisocial, “porque durante la huelga que llevamos a cabo el pasado mes de abril, nos sustituyó a los huelguistas, la totalidad de la plantilla, con los gerentes de la compañía, en lo que la propia sentencia califica de “esquirolaje interno”.

Denunció que “la juventud trabajadora, con mayor o menor cualificación, está siendo objeto de una falta de respeto y un desprecio enormes. Dicho en el lenguaje sindical tradicional, de una explotación salvaje: salarios de miseria, que sólo palía el entorno protector de la familia, y que impiden alcanzar la emancipación para desarrollar un proyecto de vida propio; contratos temporales encadenados hasta el infinito, de duración ridícula, a veces sólo de unas pocas horas; contratación en fraude legal, como ocurre con las nuevas formas de distribución al estilo de empresas como Glovo y otras muchas, que utilizan la figura del falso autónomo; trabajo a tiempo parcial obligado, sin relación alguna con la formación y la preparación adquiridas; falta de formación e información sobre los riesgos laborales del puesto de trabajo, y un largo etcétera”.

“Y todo ello, denunció Galafate, en un marco legal, que ha recortado los derechos de las trabajadoras y los trabajadores, que ha limitado la negociación colectiva y ha roto el equilibrio de fuerzas a favor de los empresarios, y que ha restringido la capacidad de intervención de los sindicatos en las relaciones laborales. El problema es que muchos de nosotros, que trabajan en empresas sin representación sindical o con poco contacto con sus compañeros y compañeras, ven el sindicato como algo alejado o ajeno”.

Por todo ello, concluyó, “un reto muy importante del sindicalismo y de la UGT es acercarse a esos jóvenes trabajadores y trabajadoras, organizarlos y apoyarlos para que se puedan defender, para que logren dignificar sus empleos y puedan realizarse profesionalmente”.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud