948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

La UGT advierte que la nueva Ley de Policías propuesta deberá ser reformada en breve y sólo responde a las pretensiones económicas de altos mandos

06/09/2018

El Sector de Policías de Navarra de FeSP-UGT advierte que la nueva de Ley de Policías, elaborada a instancias por ciertos sindicatos profesionales, deberá ser reformada en breve pues no cumple la normativa básica estatal de los funcionarios. La UGT denuncia que esta nueva ley no ha sido redactada pensando en hacer un buen marco legal que solucione los verdaderos problemas del modelo policial navarro, sino que su prioridad es eliminar las limitaciones que supone la ley actual para las pretensiones estrictamente económicas de los altos mandos que nutren la afiliación de los mencionados sindicatos y aumentar las diferencias salariales que la actual ley reguló.

La normativa estatal obliga ya desde hace varios meses a que los actuales niveles A, B, y C de las Policías de Navarra se reconviertan a los grupos profesionales A1, A2, B, y C de la escala estatal, adaptándose con ello a las titulaciones de Bolonia, y no hacerlo en una modificación de la actual ley supondría que nace viciada y obsoleta. Esta adecuación supondría una limitación para los ascensos de los mandos intermedios más antiguos sin la antigua licenciatura o sin un máster actual, y probablemente abriría el debate sobre una verdadera carrera profesional policial, por lo que parece que a los redactores de la nueva propuesta de ley se les ha olvidado hacerla conforme a la normativa básica estatal.

Tampoco soluciona el problema de los agentes municipales de aquellas localidades sin cuerpo de policía, que son la mayoría de los ayuntamientos, que verían de nuevo cuestionado su estatus policial, aunque eso no parece ser problema para los redactores del proyecto presentado.

El gran problema que sí parece solucionar es el de los altos mandos de las Policías, y concretamente el que hizo que muchos de ellos presentasen en su momento su dimisión en rueda de prensa, y es la limitación económica de sus salarios. Con la ley actual en vigor, un alto mando de la Policía no puede cobrar más del 95% de complementos, es decir, con un salario base de cerca de 26.000¤, puede subir, sin contar con las variables de nocturnidad ni festivos, hasta los 50.600¤ anuales. Sin embargo, ahora, con la nueva regulación propuesta, pueden llegar hasta el 160% de complementos, cobrando sin nocturnidad ni festivos cerca de 70.000¤ que, sumados a la antigüedad y el grado, pueden llegar a los 77.000¤, casi el salario del presidente español.

Además queremos resaltar que esta ley aprovecha el cambio introducido con la reforma laboral del Gobierno del PP sobre la flexibilidad horaria, para aprobar, amparándose en ella, cambios en la jornadas de trabajo que son totalmente innecesarios, ya que, por las características de la función policial, son inherentes al trabajo cuando hay verdadera necesidad y no según el capricho del responsable de turno.

Ésa y no otra es la gran necesidad de cambio de la actual ley para sus redactores, dejando en la estacada a los más débiles y menos remunerados, que son los agentes municipales de los pueblos, creando diferencias salariales entre los trabajadores actuales y futuros y evitando competencia de las nuevas incorporaciones, que vienen ya con las nuevas titulaciones de Bolonia (eliminan también la posibilidad de ascenso de los agentes con la titulación necesaria al cargo de subinspector) y sin entrar en regular una verdadera carrera profesional.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud