Banner alargado
948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

Transporte sanitario urgente, un servicio maltratado e insuficientemente dotado por el Gobierno foral

02/12/2015 | Jesús Marín, Oscar Pérez, Conchi Barrachina, Carlos Marco, Charo Bengoechea, Joaquín Guallar, Iñaki de Miguel, Javier Lasheras, Ángel Pelarda, Iñaki Loperena y Andrea Cantero, Delegados de UGT en las empresas de Transporte Sanitario

¿Saben los habitantes de Pamplona y su cuenca que desde hace meses sólo operan dos ambulancias de Soporte Vital Básico las 24 horas del día y otra ambulancia 12 horas para 348.535 habitantes? La OMS (Organización mundial de la Salud) recomienda como ratio de ambulancias básicas por habitante un vehículo por cada 25.000 personas; así que debiéramos tener catorce ambulancias, como mínimo, para dar un servicio de calidad, pero solo tenemos dos y media.

¿Cómo creen que con dos ambulancias y media se pueden realizar todos los días una media de 60 atenciones? Pues mal. No se puede decir de otra manera. La mayoría de las atenciones las hacemos teniendo otra urgencia esperando, con continuos requerimientos por parte del 112 para que acabemos cuanto antes porque hay “lista de espera”. Hemos vuelto al “carga y corre” de hace años. No podemos hacer valoración del paciente; no podemos dedicarle el tiempo que necesita; tenemos que correr, tenemos que llegar cuanto antes, para volver a salir corriendo de nuevo a por otro paciente, a por otra persona a la que tampoco podremos atender como se merece. Y así una hora tras otra, un día tras otro. Desde hace un par de años, ésta es nuestra dinámica de trabajo, cada día peor que el anterior.

Llevamos años viendo cómo a la entrada de un nuevo Gobierno nos prometen tomar cartas en el asunto y solucionar los problemas del Transporte Sanitario, ya que es un servicio público esencial. Pero la única respuesta que encontramos en la Consejería de Salud de turno, y ésta no es una excepción, es que van a hacer un estudio de recursos, zonas y necesidades, un Libro Blanco del Transporte Sanitario. Pero nunca hacen nada.

Pasados quince años empeorando un año tras otro. Y aquí estamos, en 2015, con menos recursos que nunca y sin expectativas de mejora. Se publicó hace unos días que se va a dotar a Navarra de otra ambulancia de Soporte Vital Avanzado, pero nada se dice de aumentar la dotación de las ambulancias de Soporte Vital Básico en la Comarca de Pamplona. Y aquí seguiremos mañana, al pie del cañón, trabajando con mucho estrés, con mucha frustración, por no poder hacer el trabajo como se debe hacer, como los pacientes se merecen que lo hagamos, simplemente bien. Pacientes que habitualmente tienen que aguantar esperas superiores a 45 minutos, llegando en casos puntuales a una hora, y que cuando llegamos al lugar nos reciben con agresiones verbales y amenazas.

Trabajamos con mucho estrés y mucha presión, nos exigen ir más velocidad y más deprisa, con el peligro de accidentes laborales y de tráfico que conlleva. Nos queda la dignidad de poner todo nuestro empeño en hacerlo lo mejor posible, por orgullo, por decencia. Pero así no se puede trabajar. No nos lo merecemos los trabajadores y trabajadoras del Transporte Sanitario, y por supuesto, no se lo merecen los pacientes.

Como sindicato mayoritario en el sector siempre hemos trabajado por la dignificación de nuestro colectivo y hemos ofrecido nuestra colaboración a todos los Gobiernos que se han ido sucediendo, incluido el actual. Ninguno, éste tampoco, ha aceptado escucharnos y valorar nuestra experiencia (oírnos sí, como quien oye llover).

Los navarros y las navarras nos merecemos una Red de Transporte Sanitario Urgente de calidad, suficientemente dotado. Las ambulancias de voluntarios y las de bomberos quedan muy bien sobre el papel, pero la realidad es que las ambulancias de voluntarios cada vez están menos operativas y que los bomberos, a veces están y la mayor parte del tiempo, no. Al fin y al cabo, ¿quién no quiere que, cuando se declara un incendio en su casa, los bomberos salgan escopeteados a sofocarlo, en lugar de tener que estar esperando a que acaben de llevar a una persona que tiene una urgencia sanitaria y que debería ser transportada en una ambulancia sanitaria?

No creemos que la desaparición de la Agencia Navarra de Emergencias haya conllevado ninguna mejora del servicio, más bien lo contrario. Estábamos trabajando para crear una serie de protocolos que nos ayudaran a todos los servicios (policías, bomberos y técnicos de emergencias sanitarias) a coordinarnos y trabajar mejor en equipo. Y una vez más, cambia el Gobierno y se tiran a la basura años de trabajo. Por todo ello, pedimos al nuevo Gobierno que deje de lado los intereses políticos, ponga orden y destine los recursos necesarios a un sector estratégico para la salud y seguridad de los navarros y las navarras.

Publicado el 30 de noviembre en Diario de Navarra

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud