948 291 292

Noticias

imprimir enviar noticia

Una respuesta proporcional a la dimensión del desafío

06/11/2012 | Severo García

Presidente de la MCA-UGT de Navarra

Recientemente, la Confederación Europea de Sindicatos (CES) decidió convocar en el conjunto de la Unión Europea una jornada de movilizaciones (manifestaciones, huelgas, etc.) para el próximo 14 de noviembre. En España, las Confederaciones de UGT y CCOO han decidido concretar esas movilizaciones en una huelga general, al igual que han hecho las organizaciones sindicales en Portugal, contra los recortes impuestos por la troika europea y aplicados sin sensibilidad social alguna por buena parte de los Gobiernos, especialmente en los países de la Europa del sur.En nuestro caso, se trata de una convocatoria sindical unitaria de todas las confederaciones estatales, a la que se ha sumado la Intersindical Gallega, que es un sindicato nacionalista. Lo extraño es que en Navarra y en el País Vasco, los sindicatos nacionalistas no secunden la convocatoria, más todavía en el caso de ELA, que es miembro de la CES.Pueden existir y existen diferencias ideológicas, de modelo territorial o de cualquier tipo, pero no vale como excusa la convocatoria nacionalista de septiembre, porque aquélla se realizó por un interés particular y con unilateralidad, mientras que ésta responde al interés general, es unitaria y se inscribe en una gran jornada de movilización europea. Una respuesta proporcional a la dimensión del desafío.

Es indiscutible que hay datos más que suficientes para pedir a los trabajadores un esfuerzo ante una realidad demoledora:

 - El aumento del paro en cerca de un millón de trabajadores más, es decir, 5.780.000 desempleados (casi 46.200 en Navarra), lo que significa una tasa de paro histórica del 25,6% (en nuestra Comunidad, el 14,95%).

 - El incremento en más del 12% de las familias en las que todos sus miembros están en paro y no cobran prestación alguna, lo que les sitúa al borde de la indigencia.

 - Un brutal proceso de desahucios, con trágicas consecuencias en muchos casos.

 - Una evolución de precios descontrolada (la tasa interanual del IPC alcanza ya el 3,5%), que está erosionando el poder adquisitivo de los trabajadores y, especialmente, de los jubilados y pensionistas, castigados, además, con un enorme aumento del IVA.

 - El recurso masivo de los empresarios al despido colectivo, a través de ERE, que se ha multiplicado gracias a las facilidades que ha introducido la reforma laboral, y el deterioro galopante de las condiciones laborales y salariales por la misma razón.

 - El nuevo ataque a los empleados públicos, ya castigados con recortes salariales permanentes, con la aprobación de un reglamento que abre las puertas de par en par al despido colectivo de los contratados laborales, sentando un precedente que amenaza a los propios funcionarios.

Quizá esta última medida haga recapacitar a la CSIF, sindicato corporativo de la Administración, o a sus afiliados, ya que en el último momento decidió descolgarse de la huelga tildándola de política, como si su descuelgue no fuera igualmente político. Sinceramente, no sé qué más quieren que les haga el Gobierno a los empleados públicos para no quedarse en la mera queja y responder junto a los demás sindicatos con la huelga.

Y la situación todavía puede ser peor si se materializan las nuevas agresiones que planea el Gobierno del PP, como unos Presupuestos Generales que van en contra de la reactivación económica o las previsiones de modificación del Pacto de Toledo para recortar los derechos y la cuantía de las pensiones.Por último, los trabajadores y muchos representantes de organizaciones sociales (ONG, jubilados, parados, etc.) nos están pidiendo reiteradamente unidad, respuestas unitarias que dejen aparte posicionamientos políticos e ideológicos, en beneficio del conjunto de la sociedad y en defensa del Estado del Bienestar. Pues bien, éste es el momento de actuar con esa unidad tan reclamada.

Logo de UGT Juventud Logo de Gobierno de Navarra ·
Subvenciona Instituto Navarro de Deporte y Juventud