Informe

La UGT dice que Navarra mejora "ligeramente" en Dependencia, pero "a costa de empeorar la atención a los más graves"

27/02/2017

Un informe elaborado por UGT concluye que durante el año y medio de gestión del actual Gobierno de Navarra la Comunidad foral ha mejorado "ligeramente" las estadísticas de Dependencia, pero "lo ha hecho mediante una operación de maquillaje estadístico consistente en mejorar la atención a los casos más leves (Grado I), que tienen menor coste económico, a costa de empeorar la atención de los más graves (Grados II y III)".

Pese a todo, según UGT, Navarra "sale mal parada en todas las comparaciones con la media nacional y con la mayoría de las Comunidades Autónomas".

La secretaria de Política Sindical de UGT, Marisol Vicente, ha afirmado en una rueda de prensa que "ha sido un año y medio perdido para la dependencia en Navarra". "Ya denunciamos hace seis meses cuál era la alarmante situación de los dependientes en Navarra y el Gobierno foral, lejos de hacerse eco de los datos y tomar medidas, dijo que estábamos haciendo una valoración errónea de las cifras", ha censurado.

Marisol Vicente ha indicado que "no todo es imputable al Gobierno actual, pero se está perdiendo un tiempo magnífico para rectificar" y ha indicado que "en Navarra se presentan menos solicitudes que en el resto del Estado, se reconocen menos dependientes y además el tiempo de espera es mayor".

PEOR SITUACIÓN CUANTO MÁS GRAVE ES LA DEPENDENCIA

Javier Larequi, uno de los autores del informe, ha explicado que "durante la presente legislatura se detecta un hecho muy grave: al no contar con un presupuesto adecuado para atender a los dependientes de Grado I, reconocidos desde julio de 2015, el Gobierno ha retraído recursos de los graves y muy graves, para mejorar las estadísticas de los leves".

Según el estudio, esto ha motivado que el reconocimiento de los graves o muy graves se ha reducido en 3,5 puntos, para incrementar un 25 por ciento a los leves. "Nadie entendería que un hospital retrasara o rebajara las intervenciones quirúrgicas más urgentes para atender a otros enfermos menos graves y con ello mejorar las estadísticas", ha afirmado el autor.

Además, Javier Larequi ha apuntado que el Gobierno de Navarra "reconoce un desfase de 11 meses en la evaluación de las personas dependientes, cuando la ley contempla un máximo de seis, y a pesar de ello los partidos que sustentan al Gobierno se han negado recientemente a aprobar una ley que dé transparencia y clarifique todas estas cuestiones". "De todo ello salen perjudicadas una vez más las personas dependientes", ha afirmado.

De acuerdo con los datos proporcionados por el Imserso, a finales de 2016 un total de 18.323 personas habían solicitado en Navarra ser declaradas dependientes. Son 1.253 más que las existentes en julio de 2015, al inicio de la actual legislatura. Del total de solicitantes, habían sido reconocidas como dependientes 14.086 personas (el 78,31%), 901 más que año y medio antes, pero porcentualmente un 0,61% menos, según recoge el informe de UGT.

4.332 PERSONAS, A LA ESPERA DE RECIBIR AYUDA

Del total de personas reconocidas como dependientes, 9.754 (el 69,2%) estaban recibiendo algún tipo de prestación, mientras 4.332 (el 30,75%) se encontraban pendientes de recibir las prestaciones correspondientes. Estas cifras representan una mejora respecto a las registradas a mediados de 2015, cuando las personas beneficiarias eran el 63,2%, mientras que las pendientes recibir la prestación representaban el 36,7%, seis puntos más que a finales de este año pasado, "pero la comparación con la media nacional y con la mayor parte de las Comunidades Autónomas evidencia que la situación global de Navarra en materia de Dependencia es muy deficiente".

Respecto a la población total, en Navarra se presentan un total de 2,86 solicitudes por cada 100 habitantes, mientras que en el conjunto de España las solicitudes se elevan a 3,48.

Tras el proceso de evaluación, Navarra reconoce 2,20 casos por cada 100 habitantes frente a los 2,61 de media que se reconocen en España. Y en cuanto a los beneficiarios de prestaciones, Navarra atiende a 1,52 frente a 1,86 personas de media que reciben prestaciones en el conjunto del Estado.

MÁS PRESTACIONES ECONÓMICAS Y MENOS SERVICIOS

Las prestaciones a que da derecho el reconocimiento de la dependencia pueden ser en forma de servicios (residencias, centros de día o ayuda a domicilio) o económicas.

Pese a que el actual Gobierno ha reconocido su voluntad de reforzar la prestación de servicios frente a las ayudas económicas, lo cierto es que en lo que llevamos de legislatura los servicios ha disminuido mientras aumentaban las prestaciones económicas.

De hecho, en el periodo analizado, el peso de los servicios ha caído un 1,22%, pasando del 37,39% al 36,17% de las prestaciones otorgadas, tendencia contraria a la que se ha producido en España, donde los servicios crecieron un 3,35%, hasta situarse en el 57,17%. Por tanto la brecha entre Navarra y el conjunto del Estado en este capítulo es 21 puntos desfavorable a nuestra Comunidad.

En cambio, las ayudas económicas han crecido en Navarra en ese año y medio 1,22 puntos, pasando del 62,61% al 63,83% de las prestaciones, y siguiendo una tendencia contraria a la registrada en el Estado, donde las prestaciones económicas son inferiores a los servicios, situándose en el 42,83%, 3,35 puntos menos que en julio de 2015.

AYUDA A DOMICILIO

La ayuda a domicilio es uno de los servicios de cercanía más importantes, ya que permite a las personas dependientes permanecer el máximo tiempo posible en su hogar, así como la conciliación de la vida laboral y familiar de los cuidadores, pero la precariedad en Navarra es absoluta.

Aunque este servicio ha mejorado ligeramente en lo que llevamos de legislatura, nuestra Comunidad se encuentra entre las que peor tratan el servicio de ayuda a domicilio, que solamente representa el 6,47% del total de las prestaciones, muy por debajo del 15,97% que representa de media en España.

En Navarra se estima que viven en su domicilio más de 10.000 personas dependientes, atendidas por sus familiares, fundamentalmente mujeres, que en la mayor parte de los casos morirán sin haber recibido ningún tipo de servicio de apoyo.

CENTROS DE DÍA / NOCHE

Los centros de día/noche ofertan servicios especializados y son altamente utilizados en algunas Comunidades Autónomas. No así en Navarra, donde representan el 2,37% del total de las prestaciones, un porcentaje menor al de hace año y medio, y muy alejado de la media española, que se sitúa en el 8,2%.

ATENCIÓN RESIDENCIAL

En Navarra, la atención residencia está en mejor posición que otras prestaciones, pero en el periodo analizado ha sufrido un significativo retroceso.

Se han perdido 68 plazas residenciales, pasando de 1.916 a 1.848, pero, además, se produce un reparto territorial irregular y desequilibrado de las plazas, con excedentes en algunos pueblos y carencias en Pamplona y Comarca.

PRESTACIONES ECONÓMICAS

Las ayudas económicas son el capítulo que concentra el mayor porcentaje de prestaciones a la Dependencia (63,83% del total). De ellas, la mayor parte, el 54,79%, son ayudas económicas destinadas al cuidado familiar de las personas dependientes, un porcentaje muy superior al destinado a servicios de proximidad (ayuda a domicilio y centros de día/noche), que solo alcanzan el 8,84%.

Dentro de este capítulo destaca la prestación económica vinculada a servicios, ayuda económica al dependiente que se ve obligado a contratar con un centro privado un servicio que no puede prestarle la Administración de forma pública o concertada. En Navarra, 1.077 personas disponen de este tipo de prestación, un 9,02% del total de las prestaciones (medio punto por encima de la media nacional) frente a las 6.543 que reciben prestaciones económicas para cuidados familiares (1.391 personas más que en julio de 2015), que representan el 54,79% del total de las prestaciones, y es el tipo de ayuda que más han crecido en Navarra en año y medio de legislatura.

NAVARRA, LA COMUNIDAD QUE MENOS FINANCIACIÓN RECIBE

En cuanto a la financiación, el informe señala que los problemas financieros de la Dependencia proceden del "incumplimiento" por parte del Estado del compromiso de financiar el sistema al 50% con las Comunidades Autónomas.

En el caso de Navarra, mientras el Estado aporta un 11,28% a la financiación de la Dependencia, la Comunidad Foral corre con el 88,72% restante, siendo la Comunidad que menos financiación estatal recibe. "Unas cifras sorprendentes, dado que la media de financiación estatal para el conjunto de las Comunidades Autónomas se eleva al 17,95%, de acuerdo con los últimos datos aportados por el Observatorio de la Dependencia. Se trata de uno de los problemas más graves, que habrá que resolver con urgencia", concluye UGT.

Informe sobre la Dependencia en Navarra 2016