Construcción

UGT denuncia abusos, explotación laboral e ilegalidades en empresas subcontratadas para obra pública en Navarra

01/03/2017

El secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de la UGT de Navarra, Lorenzo Ríos, ha denunciado "ilegalidades, abusos y explotación laboral" en el sector de la Construcción en Navarra donde, según ha indicado, se está produciendo un "incumplimiento del convenio colectivo en cuanto al salario, la jornada y una situación de fraude fiscal". Concretamente, ha asegurado que se está pagando a 7 euros la hora trabajada, cuando por convenio correponden 10,68 euros.

Una situación, ha asegurado, que "se está produciendo principalmente en empresas subcontratadas que realizan obras para la Administración y en aquellas que carecen de representación sindical". Concretamente ha señalado "las empresas que realizan trabajos para la ampliación del pantano de Yesa, así como las que han realizado trabajos para las obras del Canal de Navarra".

Así lo ha indicado Ríos en una rueda de prensa en la que también ha participado el responsable de Construcción del sindicato, Demetrio Muñoz, quien ha remarcado que "la Administración tiene que ser consciente de lo que está ocurriendo". De la misma manera, Lorenzo Ríos ha apuntado que "en las adjudicaciones a las empresas se debería velar por el cumplimiento de la normativa laboral en toda la cadena de subcontratación".

Muñoz ha acusado a estas empresas de "pactar pagar a sus trabajadores un salario bruto por hora de 7 euros cuando el convenio establece un salario bruto por hora de 10,68 euros". De esta manera, ha indicado, si el trabajador quiere cobrar la totalidad su salario base mensual de convenio "debe ampliar su jornada hasta 84 horas mensuales". Según el sindicato, con esta situación, "un oficial de 1ª percibe ahora un salario bruto de 1.710 euros, cuando, si se contabilizaran esas 84 de más como horas extraordinarias, debería cobrar 3.371 euros".

El sindicalista ha recordado que el sector de la Construcción está regulado por el convenio sectorial provincial que, "si bien perdió su vigencia en 2016, cuenta con una cláusula de ultractividad ilimitada por la que se mantiene en vigor hasta la aprobación de uno nuevo".

Un convenio, ha destacado, que "prohíbe la realización de horas extra y autoriza solamente 80 horas estructurales, que se puedan desarrollar por causas de fuerza mayor". "Estas horas por encima de la jornada del convenio deberán considerarse horas extras", ha asegurado. Sin embargo, según ha dicho, "ni se consideran horas extra, ni se cotizan como tales, ni siquiera el trabajador las cobra como horas ordinarias, y si no se realizan se penaliza salarialmente al tabajador", ha criticado.

"Aunque no se trabajen dichas horas, en la nómina se refleja que se han percibido, introduciendo la diferencia entre el salario del convenio y el que cobra el trabajador en un concepto que se han inventado llamado 'anticipo', que el trabajador realmente no cobra", pero "que luego tiene que cotizar en concepto de IRPF con el consiguiente perjuicio económico", ha explicado.

Una práctica que, en su opinión, "significa un grave incumplimiento del convenio colectivo, una explotación laboral, una ilegalidad por falsificación de nóminas y un fraude fiscal por la no cotización de las horas que las empresas obligan a realizar a sus trabajadores por encima de la jornada estipulada". "Es una competencia desleal hacia las empresas que cumplen el convenio, que está provocando una desregulación absoluta del sector de la Construcción y que probablemente busca la desaparición del convenio económico sectorial", ha sostenido el sindicato.

Además, esta práctica es un atentado contra el empleo, ya que, por ejemplo, las horas que se obligan a meter por encima de la jornada legal de convenio, en una empresa de 20 trabajadores, significaría la creación de 11 nuevos puestos de trabajo.

ANIMA A LOS TRABAJADORES A ASESORARSE Y DENUNCIAR

Según ha indicado, se trata de una circunstancia que se ha conocido a través de trabajadores de estas empresas que "no se atreven a llevar a los tribunales por miedo a ser despedidos", ha criticado Demetrio Muñoz, que ha animado a los trabajadores a acudir a UGT para asesorarse. Asimismo, ha ofrecido el sindicato como herramienta para "denunciar ante los tribunales de justicia estas prácticas que atentan contra su dignidad y sus derechos" y ha planteado la posibilidad de realizar una denuncia colectiva.

A este respecto, Lorenzo Ríos ha incidido en que "cuando un trabajador acude a los tribunales para exigir el respeto a su derechos laborales no puede sufrir ningún tipo de represalia". De lo contrario, Ríos ha asegurado que UGT demandará a las empresas por despido nulo.

Para el secretario general de FICA-UGT de Navarra, se está aprovechando el "alto desempleo en el sector", que ha perdido en nuestra Comunidad más de 20.000 empleos durante la crisis, de manera que a los trabajadores se les plantea "unas condiciones draconianas, impuestas, tercermundistas" porque, de no aceptarse, "hay un ejército de trabajadores desempleados dispuestos a trabajar".

Ha rechazado "un modelo de crecimiento económico basado en un desarrollo de infraestructuras en el que se incumple sistemáticamente los derechos laborales, porque eso lo que provoca es desigualdad, falta de cohesión social y un individualismo" que es "incompatible con el respeto a la seguridad, la salud y los derechos laborales de los trabajadores" en un sector "con altas cotas de siniestralidad".