Movilización

Concentración para denunciar agresiones a conductores de villavesas y reclamar medidas de seguridad

17/03/2017

Representantes sindicales y trabajadores de la empresa TCC, concesionaria del servicio de transporte urbano comarcal de Pamplona, se han concentrado frente a la sede la Mancomunidad para exigir medidas de seguridad en los autobuses, tras la última agresión a un conductor registrada el pasado día 3 de marzo.

El Comité de empresa ha solicitado que se coloquen las mamparas para los autobuses del servicio nocturno y las cámaras en todos los autobuses, tal y como se comprometió la Mancomunidad en las últimas reuniones mantenidas con la representación sindical.

La agresión del 3 de marzo tuvo lugar sobre las 5 de la madrugada en la cabecera del nocturno 3 (Noáin-Beriáin), en la cuesta del Labrit. El motivo de la agresión se originó porque el agresor no quiso pagar el billete, según el comité de empresa de TCC.

El conductor le dijo que pagara o se bajara, y el agresor agarró por la espalda al conductor y le propinó puñetazos y golpes en la cara, abriéndole el labio. "El autobús no tenía cámara de seguridad, un elemento que podría haber ayudado a la posible identificación del agresor, que salió corriendo del autobús después de propinarle la paliza", ha explicado el comité.

Según señala la representación social, "esta situación se viene repitiendo en demasiadas ocasiones, no solo en el servicio nocturno, sino también en el diurno". "Como se recordará, hace poco más de seis meses, otro compañero fue también agredido a las 5 de la tarde en Barañáin, y con la villavesa en marcha. Esto en cuanto a agresiones físicas, porque las agresiones verbales siguen en aumento, aunque no son denunciadas", apuntan.